Yani Rosenthal no decide aún su futuro político en el país

Por lo tanto la posibilidad de una postulación presidencial por parte del Partido Liberal, todavía sigue abierta.

Tal es lo que se desprende de una comparecencia que tuvo en el programa La Entrevista, de Canal 11, en donde manifestó que meditando en esa posibilidad, dado que muchos amigos correligionarios le han ofrecido su respaldo si su decisión es aceptar participar en la contienda.

“He estado platicando con muchos liberales, con líderes del partido, no he tomado una decisión, sé que si la tomo debe ser rápido”, expresó.

El pasado 07 de agosto Rosenthal regresó al país procedente de Estados Unidos, donde cumplió una pena de tres años de prisión.

«Me acusaron de un cargo de lavado de activos en cuatro modalidades, y un cargo menor que se llama ‘tranzar con bienes de procedencia ilegítima’. Los cargos estaban basados en testimonios de Los Cachiros y en transacciones que yo efectué, pero, gracias a que fue una transacción comercial documentada, pude quitarme esos cuatro cargos de lavado de dinero y declararme culpable únicamente del otro cargo (el menor).», dijo Yani Rosenthal.

Fue el propio juez federal, quien, a solicitud de los fiscales que prepararon la acusación, «me retiró los cargos y me declaró inocente de esos cargos«, enfatizó.

Yani Rosenthal decidió entregarse a la justicia estadounidense, y salió de Honduras en 2015, asesorado por sus abogados, teniendo la convicción de que saldría bien librado y resarciría el nombre de su familia. Y así fue, pues, la mayoría de afirmaciones que se decían sobre él, resultaron ser falsas, y así quedó evidenciado en el juicio.

«Yo todavía estaba en Honduras, como tres días después del requerimiento, cuando entraron unos agentes, y unos fiscales, con un arma y salieron con el arma. Un periodista me dijo: ‘Mire, nosotros vimos que entraron con el arma y cuando salieron, dijeron que era suya’. Los fiscales de EE.UU. se comunicaron con mis abogados y dijeron: ‘le están armando un caso a Yani para que no lo podamos extraditar’. Entonces, mi abogado me sugirió que me fuera de Honduras», rememoró.

Yani Rosenthal salió su amada nación, primero, rumbo a Guatemala. En la frontera con Corinto, varios policías conversaron con él y reconocieron que la incautación de sus propiedades era injusta. Luego se dirigió hacia Panamá. Estando allí, sus abogados negociaron la entrega, y posteriormente tomó un vuelo con destino a Nueva York.

Una vez en EE.UU., tanto la parte acusadora como la parte defensora irían ante el juez para solicitar una fianza, pero, «ocurrió que me cancelaron mi visa, entonces, si me dejaban en libertad, yo era un ‘mojado’, y me tendría que arrestar la Migración. Me dijeron que la cárcel federal era mejor que la de Migración, entonces, al final, decidimos no pedir la fianza. Siento que caí en una trampa«, declaró él.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


diez + 20 =