¿Y usted que carro tiene? Fascinación por autos clásicos Volkswagen se extiende en Honduras

Desde hace un año Miguel compró en un deposito de segunda mano uno de esos autos clásicos de la Volkswagen conocidos como  «Cucarachas»,  ¿con qué propósito? Él tenía una razón muy noble, tener algo que compartir con su padre, quién estaba sin trabajo y diagnosticado con una grave enfermedad. Sin advertirlo, la cucarachita se fue ganando el respeto, el aprecio y el cariño de padre e hijo a medida transcurría el año. Y así, él fue buscando piezas para su carrito-proyecto. Hasta que un día, Miguel encontró a un tocayo; Miguel Chi Ham, el presidente de un club para amantes de los Volkswagen.

Miguel Granados participa con su carro «Cucarachita Volkswagen» en una exposición en la capital.

Solo en la capital hay más de 100 personas amantes de estos carros, hombres y mujeres que tienen uno e invierten tiempo y recursos para que su carro luzca en perfectas condiciones.  Chi Ham como muchos de los que forman parte de este peculiar club, tienen una historia con una «cucarachita». En su caso personal creció junto a una, desde que era muy pequeño, recuerda la atracción que le despertaba ver aquel carro tan simpático andando por las calles de la capital. Y en otros casos, hay registros de carros que han pasado de generación en generación y llevan más de 40 o 30 años en una familia.

Miguel Chi Ham, presidente del club »Enfriados por Aire Honduras» junto a otros miembros.

El club que preside  Chi Ham se llama «Enfriados por Aire Honduras» y pronto cumplirá los 4 años y se ha extendido desde Tegucigalpa hasta Juticalpa y San Pedro Sula, donde se han encontrado más amantes de estos automotores. Es muy difícil acertar a ciencia cierta cuantos Volkswagen hay actualmente en Honduras, pero si podemos decir, que existen formados 5 clubes a nivel nacional dedicados a reunir a todas las personas que tengan el mismo gusto por estos carros.

Y más allá de un club, muchos integrantes aseguran que se ha convertido en una comunidad,   una familia, según palabras de Chi Ham: »Nos apoyamos en todo a resolver problemas que hay de los carritos, hacemos actividades con nuestras familias, viajar a eventos, hacemos obras sociales, tratamos de estar siempre en acción».

Y es que resulta que en Centro America hay más amantes de estos carros que también han conformado clubes. Chi Ham con el club «Enfriados por Aire Honduras»  ha participado junto a otros clubes en exposiciones en Guatemala, Nicaragua, El Salvador hasta llegar a México. Y recientemente, realizaron en Omoa, Cortés una gran exposición donde se reunieron a más de 150 propietarios de Volkswagen antiguos procedentes de diferentes ciudades de Centroamérica.

No aspiran llegar a un número determinado de integrantes, el sueño de Chi Ham es que todos en Honduras que tengan pasión por los VW, un día  lleguen a estar  reunidos y puedan compartir ese sentimiento común que tienen por estos automotores.

Exhibición de carros clásicos Volkswagen en Comayagua.

Y fue así que trabajar durante las tardes en la restauración de la «Cucarachita Volkswagen»  se convirtió en  una actividad que le dejo muchos recuerdos a Miguel junto a su padre, quién no pudo llegar a ver como andaba el »carrito» por la capital. Pero que también le dio la oportunidad a Miguel de encontrar una nueva pasión que ahora comparte con su hijo mayor  y una comunidad de la cual ser parte, creando así nuevos recuerdos, como lo hizo en el pasado con su padre.

Redacción Noticias 24/7 HN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *