Vulcanólogos de Guatemala ayudarán en investigaciones de “Los Hornitos”

Un grupo integrado por vulcanólogos, hidrólogos y geólogos del Instituto Nacional de Sismología, (INSIVUMEH) de Guatemala, llegarán al país a colaborar con las investigaciones geológicas en el cerro Los Hornitos.

Para lograr una interpretación más exacta y con base científica sobre lo que ocurre en el cerro Los Hornitos, Atlántida, llegará al país un grupo de expertos del Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (INSIVUMEH) de Guatemala, que trabajará de la mano con personal del Instituto Hondureño de las Ciencias de la Tierra (IHCIT) de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) y del equipo liderado por Copeco que ya está desplazado en la zona.

Los expertos guatemaltecos llegarán al país por una solicitud que las autoridades de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), realizaron al Centro de Coordinación para la Reducción de los Desastres en América Central y República Dominicana (Cepredenac), que financió su llegada.

El trabajo que harán en un primer momento será obtener análisis de agua, vegetación, gases y de suelo, a fin de tener un resultado más contundente del fenómeno que aún no ha podido ser identificado por el difícil acceso a la zona.

SOBRE EL FUEGO QUE HA SIDO DESCUBIERTO EN EL LUGAR

En las redes sociales han circulado imágenes en donde se manifiesta que corresponden al lugar en donde desde el viernes anterior comenzó a emanar vapor de agua, según consideración de los técnicos que han logrados acercarse al punto del fenómeno geológico.

Al respecto los técnicos constataron que se ha originado un incendio en el cerro «Los Hornitos», probablemente inducido por las emanaciones de origen hidrotermal en la cordillera Nombre de Dios en el departamento de Atlántida.

Sin embargo, la emanación de humo de la zona no solo de debe a esos pequeños focos de incendio, ya que el fenómeno tiene ya alrededor de cinco días y si se tratase de un incendio forestal ya se hubiese propagado en una mayor área.

No obstante se consideró que por las condiciones del sitio, bosque mixto compuesto por latifoliados y coníferas, se tendría por lo menos una capa de materia orgánica de medio metro y que la propagación de un incendio en esas condiciones es muy distinta a la de un incendio en bosques de coníferas, explicó Eliseo Silva, geólogo de Copeco.

Es decir que la propagación de un incendio en esos casos es a nivel del subsuelo y es mucho más lenta, por lo que el humo que provoca este tipo de incendio, por las condiciones de humedad, tiene un elevado porcentaje de vapor de agua por lo que podría ser otra posibilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *