Visión de Wilmer Javier todavía no está perdida su madre aguarda por un milagro

Según último exámen físico-médico realizado, el niño todavía tiene un 20% de visión en el ojo que le fue dañado por otro compañerito en una escuela de Copán.

Doña Xiomara, es la madre del escolar que el pasado martes fue objeto de una agresión física propinada por otro compañerito en el Centro Básico,  Jesús Banegas Membreño, de Santa Rosa de Copán, al ocasionarle una delicada herida en su ojo derecho.

Desde entonces permanece interno en el Hospital Regional del Seguro Social en San Pedro Sula, en donde su mamá, la señora Xiomara Vargas, en más de una ocasión ha recibido mensajes desalentadores, de parte de algunos médicos; sin embargo uno solo es el que la motiva a guardar esperanza que su pequeño vástago recuperará la visión.

Según el examen la visión del niño es borrosa, pero para los médicos resulta complicado examinarlo con mayor detención, debido a que la intolerancia al contacto físico de parte del niño todavía es grande y también por la inflamación en el párpado y su periferia.

“Me dijeron que me esperara al lunes, para cuando los médicos esperan que la zona de la herida ya se encuentre desinflamada, a la vez le van a practicar un eco-cardiograma, porque mi hijo padece de un soplo en el corazón”, mencionó la angustiada madre.

Mencionó que la relacionadora pública de la regional del Seguro Social, Katia Danilov le había asegurado que este lunes próximo el pacientito será examinado por un especialista cardiopediatra.

Después de estos exámenes el menor será trasladado a la clínica oftalmológica Siloe donde el Dr. Santos Cruz hará un examen más minucioso del ojo de Javiercito y así saber si se  puede someter a una nueva cirugía para tratar de mejorar el porcentaje de su visión.

No obstante el panorama, doña Xiomara continúa confiando en Dios, continúa alzando oraciones al Altísimo, porque sabe que Jehová es el oidor de las oraciones y permite se realice, lo que los hombres consideran imposible.

aún hay eperanza para visión de Wilmer Javier

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *