Videos: El periodista Orlando Escoto y su experiencia dentro de la sala de Covid como paciente del HLMV

HLMV 3

El periodista Escoto junto a su familia, ha tenido el infortunio de haberse contagiado por este terrible virus que tiene de rodillas al mundo entero.

“Un saludo para el pueblo hondureño, en el nombre de Dios”. Así inició sus palabras el periodista Orlando Escoto desde su lecho de enfermo en una cama de la Sala de Covid del Hospital Leonardo Martínez Valenzuela (HLMV) de San Pedro Sula.

En entrevista que brindó al programa En La Mira de Canal 6, vía videollamada, le aseguró al periodista Carlos Martínez. “Para los que son escépticos, la enfermedad existe”, advirtió con esmero.

“Al pueblo hondureño quiero decirle que hay que tener mucha fe en nuestro Señor Jesucristo, el Señor de señores; pero que después de él están los médicos, los enfermeros y el personal técnico relacionado en el trato a los pacientes”, apuntó.

Solicitó un trato afable para los pacientes de esta pandemia. “Yo creo que un paciente de esta naturaleza no se debe de estigmatizar, somos seres humanos expuestos a contraer esta enfermedad en cualquier momento, nadie está exento, hay que tomar las medidas, pero hay que tomarlas lo suficientemente bien”, recalcó Escoto.

Eso porque en su caso creyó que así lo estaba haciendo. “Yo tomé las medidas como yo las quise tomar y consideraba hasta el momento, que lo estaba haciendo bien ¡pero algo falló! Somos seres humanos” __lamentó__ “Algo falló y aquí estoy; con fuerza, gracias a la voluntad de Dios, el personal médico que trabaja en cualquiera de los centros asistenciales que está tratando pacientes (por Covid).

Con eso, agradeció la excelente atención que ha recibido. “La atención aquí es de calidad, estoy en el Leonardo Martínez y es un hospital de primera y cuenta con todo lo necesario para ello”, dijo al momento en que mostró en pantalla un frasco del medicamento INTERFERÓN, a manera de prueba que sí hay dotación para atender a los pacientes.

“Carlos, yo creo que soy un instrumento que Dios ha puesto para que en Honduras se sepa la verdad, de lo contrario creo que hay cosas que no se podrían saber. Le quiero decir, no tengo miedo, sé que vamos avanzando, he evolucionado, llegué en un momento muy difícil”.

Narró cómo fueron esos primeros síntomas y cuándo decidió hacerse el examen clínico. “Tuve uno, dos o tres ataques de tos, pero bien fuertes, que me desesperaba”, así que pensó en acudir al hospital porque intuyó que algo estaba muy mal.

“Sentía dolor en la garganta, un poco de dolor, pero no como a ’flor de tierra’ como se dice popularmente, pero sí interno, dolor en las coyunturas” __por lo que llegó a creer que era el ácido úrico que le estaba afectando__ “Porque tengo problemas con el ácido úrico elevado”.

Dijo además que nunca sintió escalofríos, propio de cuadros febriles, ni vómito, pero sí alta temperatura.

“Cuando yo me di cuenta fue que a mi esposa en una clínica le hicieron un examen rápido, en término de media hora le dieron los resultados que tenía Covid 19, inmediatamente le fueron a hacer unas placas a La Lima Medical Center y prácticamente era un hecho, estaba confirmado, de aquí en adelante lo que continúa es seguir el tratamiento recomendado”, afirmó Escoto.

A escasas horas de haber sido ingresado, asegura sentir una sustancial mejoría, incluso dijo que ya había tomado sus alimentos, bebió agua y que ya se siente totalmente diferente después de haber permanecido 16 horas boca abajo, tal como lo ordenó el médico.

LA EXPERIENCIA MÉDICA DESDE LA NOVEL  SALA DE COVID DEL HLMV

La sala de Covid del HLMV realmente es nueva, apenas se equipó en días recientes ante la emergencia que trajo la invasión de la pandemia a Honduras. A juzgar por las fotografías podría decirse incluso que es confortable, sin embargo el objetivo aquí no es la comodidad, sino la salud.

Eso debido a que allí adentro médicos, enfermeras y pacientes se convierten en auténticos guerreros en una batalla que hasta el momento ha asomado desigual, en especial, porque el Covid 19 es un virus nuevo del cual la ciencia médica desconocía su existencia, por lo tanto, también desconocía su armamento.

Pero en los pocos días que llevan de batalla, los médicos comienzan reconocer las ‘tácticas’ de guerra de este enemigo y comienzan a enfrentarlo de mejor forma.

Es así como el periodista Escoto ya refleja una notable mejoría, prácticamente en tiempo record, precisamente empleando técnicas distintas, en base a ese conocimiento que sobre la marcha va dando la experiencia.

El doctor intensivista, Walter Rodríguez, le expresó a En La Mira, que al inicio, antes de aceptar el reto de arrancar con esta nueva sala sintió mucho temor.

“Porque a pesar que uno anda con todo lo que es la prevención los riesgos siempre están; pero gracias a Dios que al día de hoy ya tenemos un poco más de tranquilidad, llevamos un mes ya en esta actividad y se han hecho pruebas a las enfermeras, al personal médico y hasta el momento ninguno se ha contaminado de Covid”, expresó Rodríguez.

Al batallar contra una enfermedadque es tan letal como desconocida, el galeno reconoció amargas experiencias vividas. “Habían pacientes que estaban relativamente bien y en menos de tres horas se nos complicaban y se nos morían así de una manera brusca”.

“Gracias a Dios que ahora ya vamos entendiendo cómo es el mecanismo y hemos contrarrestado mucho y estamos empezando a ver la luz del día, como dicen”, expresó con cierto grado de tranquilidad.

De tal modo, que ese entendimiento les permite hacer cambios en el manejo del paciente frente a la enfermedad. “Porque cuando venían con mucha dificultad, como intensivistas lo primero que hacíamos era conectarlo a un ventilador que es lo que corresponde, pero al día de hoy estamos manejándolo con ventilación a veces no invasiva, porque se pone un poco menos agresivo (el virus) y poniéndolo boca abajo, el paciente va mejorando poco a poco con su tratamiento que es el que reduce el proceso inflamatorio que produce el virus a nivel de los pulmones y de otros órganos”, detalló el galeno.

La unidad de Covid del HLMV consta de dos salas una en donde permanecen los pacientes más críticos de cuidados intensivos y en donde en la actualidad son atendidos ocho pacientes. Y aledaña, la otra sala con pacientes ligeramente menos graves, en donde de momento atienden a unos 40 pacientes.

“Y eso es lo que estamos tratando de evitar, que aquellos pacientes que están en aquella sala, que es de cuidados intermedios no pasen a la unidad de cuidados críticos y eso es lo que tratamos y lo estamos consiguiendo”, dijo.

A pesar de lo confortable que pueda parecer, quienes han realizado este tránsito y salir victoriosos, aseguran que para nada resulta algo agradable debido al angustioso tormento que generan sus dolencias; y eso en el mejor de los casos, porque desafortunadamente 41 personas ya no pueden dar su testimonio, porque el Covid los llevó a la muerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diecinueve + 20 =