Videos: ¡Cual estirpe de sicarios! policías municipales de SPS la emprenden a tiros contra comerciantes

mpal


Como si se tratara de elementos recogidos del bajo mundo, un grupo de policías municipales de San Pedro Sula estuvo a punto de causar una desgracia, al arremeter una familia de comerciantes al momento en que estos ingresaban al municipio proveniente del occidente del país.

Al punto que dieron la impresión de ser delincuentes al acecho de víctimas, al apostarse en una zona muy oscura en la carretera entre Cofradía y Chamelecón, allí hacen señal de parada al vehículo en donde se transportaban los comerciantes, el papá, la mamá y una hija, quienes desde luego al percibir el sospechoso accionar de unas hicieron caso omiso y continuaron su camino.

Por lo que los ‘intrépidos’ agentes no dudaron en tratar de detenerlos a punta de tiros, tal como se escucha en una grabación que los ciudadanos realizaron por si acaso les sucedía algo; esto sucedió en la noche del viernes.

“Nos van haciendo tiros los municipales”, dice el conductor del vehículo, mientras que efectivamente, en el sonido de fondo se logran escuchar detonaciones de bala.

“Llámelo y dígale que ya voy a llegar a la báscula, que si nos paramos o qué” __le dice a la acompañante para que secomunicara con otra persona, supuestamente en otro vehículo que les acompaña.

Ella  le hace llegar el mensaje al interlocutor y le dice que los municipales les van haciendo tiros que si se detiene o qué, pero como la respuesta tarda en llegar y ellos literalmente están corriendo para poner a salvo sus vidas, continuaron avanzando.

“Que él dijo que se pararan”, fue la respuesta cuando por fin hubo respuesta. Por lo que el conductor respondió. “No, yo ya me vine. Yo no me voy a estar parando porque están haciendo tiros”, dice el conductor con sobrada razón.

Al llegar al intercambiador vial de Chamelecón, los comerciantes no continúan por la ruta hacia San Pedro Sula, sino que toman la derecha para dirigirse hacia el municipio de Villanueva.

Creyendo que así terminaba su pesadilla, sin embargo, los policías municipales de San Pedro Sula que no entienden de razones, menos de leyes, continuaron en su persecución por Nueva Chamelecón, ya en el municipio de Villanueva, según relato posterior que hizo uno de los afectados.

“Porque hasta allí nos llegaron a seguir, entonces ellos llamaron una patrulla de la posta de Villanueva y ellos nos detuvieron, pero los municipales querían nos querían trasladar a la base de ellos”.

“Y yo les dije que la jurisdicción de ellos no era allí sino que en San Pedro Sula". Por lo que el oficial a cargo les dijo a los municipales que se fueran porque lo que les decía el ciudadano era correcto. "Entonces yo me quedé detenido con los preventivos de Villanueva”, agregó.

“Con eso nos dijo que nos dirigiéramos hacia la posta de Villanueva, pero antes de llegar a la posta nos paró y nos dijo que si podíamos arreglar; pero como nosotros venimos con todas las de ley, con guía de transporte y todo lo que la ley exige, no aceptamos darle dinero, entonces él nos amenazó que íbamos a perder el producto y que no sé qué; bueno un solo descontrol”, narró el ciudadano.

Con todo y lo irrazonable que estaba sucediendo, el comerciante ya estaba resignado a lo que resultara de todos esto, de alguna forma que le estuvieran pidiendo dinero para dejarlos libres resultaba más tranquilizador que intentaran matarlos, tal como de puro milagro recién habían escapado de las ‘garras’ de los municipales sampedranos.

“Entonces yo dije que me llevara para allá y que sucediera lo que tuviera que pasar. Pues estando allá, como que la municipalidad de Villanueva tiene prohibido la elaboración, venta y el tránsito de productos pirotécnico. Entonces por eso me tuvieron detenido allí, porque al ver que yo no les daba dinero, decían que me iban a quitar todo el producto los de la muni”.

Fue hasta entonces, que se vieron en la obligación de pagar una multa, que no tiene razón de ser, porque las municipalidades no pueden prohibir el tránsito de un producto que en el país es legal la comercialización. Fue hasta entonces que tuvo fin la pesadilla y que esta familia pudo continuar con su camino.

Llegue a oídos de las autoridades o jefes superiores de estas instituciones para que de oficio, actúen sobre sus subalternos, que aprendan a trabajar de forma honesta, respetuosa de los ciudadanos y las leyes, porque si en esta ocasión gracias a Dios la noticia no es una desgracia, muy cerca estuvo de serlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *