Video: Restricciones y medidas de bioseguridad por Covid parecen cosas del pasado

En esta nota les vamos a mostrar dos caras de una misma moneda, que tiene que ver con la desobediencia, falta de cultura, irresponsabilidad y falta de autoridad.

Los hondureños hacen gala del nombre de su país, demostrando en cualquier ámbito que en Honduras sus ciudadanos están realmente en honduras.

Vamos a empezar por el caso de Villanueva, sucedió en un antro, de esos que las autoridades dicen y aseguran que no tienen autorización para operar durante el ‘toque de queda’ que supuestamente sigue vigente.

Tal como lo muestra un video que circula en redes sociales, una gran cantidad de jóvenes guiados de la mano de su dios Baco, se enfrascaron en una trifulca colectiva, en donde volaron botellas de cerveza, las mesas se volvieron animadas y hubo trompones por doquier.

¡Cuáles medidas de bioseguridad ni que ocho cuartos, aquí solo tienen cabida los más idiotas del pueblo y eso lo vamos a demostrar! Parece que dijeron antes de ingresar, quizá algunos todavía lúcidos, pero que al poco tiempo demostraron tener tanta inteligencia como cualquier cuadrúpedo.

En fin, algunos además de llevarse a sus casas rasguños, heridas y ojos morados, sin saberlo todavía, también llevaron el virus, quizá engañados con el falso escudo de la vacuna, a esta hora lo más seguro es que le hayan pasado esa herencia maldita a alguien en la familia, y allí va el Covid avanzando por la carretera de la inconciencia de la población.

EN EL OTRO EXTREMO: PARECE  BUENO PERO ESTÁ MALO

Como les dijimos que esta moneda tiene dos caras, en el anverso de ella encontramos a los grupos religiosos, que no es que no hayan escuchado que no se puede tener reuniones multitudinarias, y que incluso las que se hacen en grupos pequeños debe contarse siempre con las medidas de biosegueridad; pero, nada de nada.

Y eso fue exactamente lo que sucedió también en la noche de este sábado, pero en un municipio un poco más al sur de Villanueva, es Santa Cruz de Yojoa. En el estadio de la localidad se realizó una cruzada evangelística, algunos calcularon que la cantidad de asistentes fue de unas 3,000 personas.

Las fotografías son evidentes, tan solo unos pocos andaban con mascarilla, tampoco hubo distanciamiento individual, esto a pesar de quien la cancha es bastante amplia, pero no, había necesidad de estar pegaditos, como para asegurarse que ‘si hay la posibilidad de llevar el virus pues no hay que perderla’.

Y como dicen que la cuña para que apriete tiene que ser del mimo palo, nada mejor de contar con la presencia del señor alcalde municipal, que en este término es Marlon Pineda. Así es que, si la misma autoridad tira al cesto de la basura las disposiciones emanadas desde la autoridad, hombre pues no hay nada más que decir y que siga su fiesta el Covid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 + cinco =