VIDEO Caos, desorganización. Estadio Olímpico no estaba listo para el concierto de Bad Bunny

B5D1393E-41ED-4266-AE53-41FF03189DBC

«Me las voy a llevar a todas, a un V.I.P., un V.I.P.» cantaron todos en San Pedro Sula,  el pasado 29 de noviembre, a coro con el artista del momento Bad Bunny, que por tercer año consecutivo es el más escuchado a nivel mundial en Spotify.

Pero para los miles de fans hondureños, sin importar la localidad que compraran, ya fuera que pagará 8 mil lempiras por un boleto o 740 en general (tomando de referencia los precios oficiales) ingresar al Estadio Olímpico ese martes por la tarde noche fue toda una agonía.

Noticias 24/7 HN tuvo las siguientes apreciaciones que  llegan desde alguien que pudo asistir a uno de los conciertos de Coldplay en Estados Unidos y asistió al concierto del Conejo Malo a la sección general.

Un evento grande para Honduras, y que sin duda movió la economía, pero pudo haber terminado en tragedia, y solo el poder de Dios, no permitió que eso pasará. Porque no hallamos otra explicación.

  1. Un desorden total para ingresar al estadio. No había señalización fuera del estadio, la policía solo se movía y amenazaba con golpear a las personas que les caían encima, sin hacer nada, observando que ya la gente empezaba a empujar en una fila extraña que se había armado para ingresar al primer filtro del estadio.
  2. Había poco personal de seguridad, poco personal contratado para el evento  que orientara, sobre los accesos a las localidades.
  3. Fue un error, poner un primer filtro para ingresar al estadio, y ponerse a revisar allí las entradas, era demasiada gente que quería entrar, ¡Por Dios! se esperaba ingresaran más de 30 mil personas, ¿En qué cabeza? Colocan tres puertas muy estrechas para ingresar y tres personas para revisar los tickets, en un momento, la gente se empezó a desesperar, empezaron a empujar, alguien hizo tiros al aire, y ¡Voila! Los portones se abrieron, y hubo efecto embudo, la gente empezó a tirar para adelante,  realmente, nadie murió aplastado porque Dios tuvo piedad de Honduras.
  4. En la sección de preferencia, todos ingresaron, ya nadie verificaba boletos, esa sección y “playa” (que era la zona vip) estaba a reventar, por quienes si habían comprado sus entradas, pero también, estaban aquellos que valiéndose de la desorganización del evento, lograron entrar, muchos amigos de lo ajeno y salvajes que andaban toqueteando chicas.
  5. Los baños en el Estadio Olímpico están en mal estado, ojalá que las ganancias del concierto de Bad Bunny se inviertan en mejorar ese estadio.

En resumidas cuentas, ni las autoridades de la alcaldía de San Pedro Sula, ni las autoridades de seguridad, ni los organizadores estaban realmente preparados para un evento como el concierto de Bad Bunny, y mucho menos estarán preparados para eventos tan grandes como un concierto de Coldplay, aquí un ejemplo de la tranquilidad con la que se ingresaba al NRG Stadium en Houston en mayo pasado, en comparación al desorden con el que se llevó el ingreso al Estadio Olímpico Metropolitano en San Pedro Sula el pasado 29 de noviembre.

Deja tu comentario