Uruguay contiene el COVID-19 con una de las cifras más bajas de la región

A la sombra de Brasil, Uruguay reanuda la actividad lentamente tras un aislamiento voluntario. Foto: Nicolás Der Agopián

El país sudamericano tiene una de las cifras más bajas de contagios y muertes por coronavirus en Latinoamérica aun cuando la región está convirtiéndose en el epicentro de la enfermedad.

La nación latinoamericana de 3,5 millones de habitantes, conocida por su carne, su estilo de vida relajado y la legalización de la marihuana, ha registrado 789 casos confirmados de coronavirus y 22 muertes. Estas cifras rondan los 23 casos por cada 100.000 habitantes contra casi 200 en Brasil.

Uruguay se movilizó rápido en marzo cuando los primeros casos fueron detectados. Introdujo una cuarentena voluntaria, realizó un monitoreo y seguimiento generalizado de infecciones, pruebas aleatorias y utilizó modelos para predecir cómo la enfermedad progresaría en diferentes partes del país.

Sin muertes desde el 23 de mayo, Rafael Radi, un consejero del Gobierno, dijo que la situación está en “relativo control”.

Ahora la economía está reactivándose, incluyendo un reinicio escalonado de las clases en las escuelas.

Algunos lo llaman la “Nueva Zelanda” de Latinoamérica, dado el número similar de población y de muertes.

Leonardo Silveira, dueño de una librería en Montevideo, tiene esperanzas sobre el futuro. En mayo, los clientes que no iban hacía un tiempo, empezaron a reaparecer en la librería, dijo Silveira. “La gente viene no solo a comprar libros, sino también a verse y hablar por un rato. Es algo lindo volver a verlos, aunque sea a distancia, acá en el local”, dijo.

Al igual que en Brasil, los países de la región como Chile, Perú, Argentina y Bolivia tienen tasas de infección por lejos más altas que las de Uruguay.

Fuente REUTERS.

 


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


uno × cuatro =