Una violación sexual que viola la confianza en la justicia hondureña

La madre de una menor violada en días recientes en un centro turístico de La Ceiba, sospecha intención de encubrimiento hacia los jóvenes que participaron en el abominable acto.

Por cierto que la madre de la menor afectada es juez en esa ciudad caribeña, por lo que el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh), Roberto Herrera Cáceres, demandó que se le brinden medidas de seguridad a la juez, Flor Sosa y demás miembros de su familia, también exigió a las autoridades su máximo esfuerzo para evitar que los hechos denunciados no queden en la impunidad.

Ante las circunstancias denunciadas, un fuerte grupo de personas ceibeñas, que conformaron el movimiento #TodosSomosAlejandra, realizaron una marcha en demanda de justicia por este acto que involucra a familias pudientes de esa ciudad, según denunció la madre de la joven agraviada, que también teme que se les haya facilitado salir del país a quienes cometieron el crimen.

No obstante, la Dirección Policial de Investigación (DPI), aseguró que ya conformó un equipo conformado por Fiscalía de la Niñez, Medicina Forense y, desde luego, agentes de la ATIC; para deducir las responsabilidades por el ultraje a la joven, que según la denuncia habría sido drogada para cometer el ultraje.

Dado que los cuatro jóvenes que participaron en esta violación colectiva pertenecen a familias pudientes de La Ceiba es que existe una grave preocupación. “Lo primero que nos salta a la mente es el tráfico de influencias, la injerencia de estas personas en todo el proceso», mencionó la abogada Sosa.

violación múltiple La Ceiba


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*