Una segunda ola de calor asfixiante en EE.UU. amenaza con temperaturas récord mientras se mueve hacia el este

ola-de-calor

El implacable domo de calor que impuso temperaturas opresivamente altas en las planicies del norte y el Medio Oeste de Estados Unidos durante este fin de semana comenzará a desplazarse más hacia el este desde el lunes. Lo que pone fin al breve respiro que tuvieron muchos estados en los Grandes Lagos y el Atlántico Medio durante los últimos días.

Durante esta semana, las temperaturas podrían romper récords con más de 37,7 grados Celsius, principalmente en las regiones del sur y del este de EE.UU.

Muchas de las áreas que se espera alcancen temperaturas máximas ya sufrieron un tiempo extremo la semana pasada, cuando un domo de calor masivo golpeó con condiciones de más de 38 grados Celsius los estados del este y del Medio Oeste de Estados Unidos, rompiendo los récords diarios de temperaturas en varias ciudades.

Las peores olas de calor en la historia de EE.UU.

De hecho, este fin de semana se registraron nuevos máximos diarios de calor, como ocurrió en Nueva Orleans con un récord de 36 grados Celsius. También en Mobile, Alabama, que superó la marca de los 37,7 grados Celsius que alcanzó en 1913 al subir poco a poco a 38 grados Celsius este sábado.

Desde la mañana de este lunes, más de 9 millones de personas están bajo alertas de calor en ocho estados del norte y centro de EE.UU. Entre ellos, Minnesota, Iowa, Dakota del Norte, Dakota del Sur, Michigan, Wisconsin, Nebraska y Kansas.

Sin embargo, se anticipa que esa cifra aumente a lo largo de la semana mientras el calor continúa acumulándose en las llanuras del norte, el Medio Oeste y la costa del Golfo este lunes. Lo que podría llevar a más récords de temperatura por encima de los 38 grados Celsius, a medida que avanza hacia el sureste y el Atlántico Medio este martes.

Es posible que muchas comunidades azotadas por el calor tampoco tengan mucho alivio durante la noche, ya que se pronostican récords adicionales de más de 38 grados Celsius en las temperaturas mínimas durante la semana.

El calor asfixiante llega tras una semana de tiempo extremo que afectó a millones de personas en EE.UU. Además del domo de calor masivo, inundaciones históricas llevaron al cierre del Parque Nacional de Yellowstone y las comunidades circundantes, mientras incendios forestales ardieron en Arizona y Nuevo México. Y a eso se sumaron las graves tormentas en el Medio Oeste superior y el valle del río Ohio que causaron cortes de energía generalizados.

Cientos de miles de personas, incluidas unas 180.000 solo en Ohio, tuvieron que soportar temperaturas excesivas de la ola calor sin electricidad debido a las interrupciones.

Fuente CNN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.