Una huelga de hambre con la intención de ‘aterrizar’ descorazonado ‘voltage’ de EEH

recorte la tertulia

“Esta huelga la inicié en representación de un millón y medio de abonados del servicio de energía eléctrica, debido a una estafa masiva de parte de EEH, de quien hemos recibido facturas promediadas de cobro”, comenzó diciendo el empresario Roberto Contreras, en entrevista que brindó al periodista Carlos Martínez, en el programa En La Mira que se transmite por Canal6.

El empresario Contreras, dueño de la cadena doméstica de restaurantes “Power Chiken”, este lunes inició una huelga de hambre, porque tras un mes de permanecer cerrado su negocio, en acatamiento a los dispuesto por Singer en vista de la alerta roja por la pandemia de Covid, la factura por consumo de electricidad le llegó exactamente igual que a la mes anterior.

“Este restaurante normalmente pagaba entgre 180 a 200 mil lempiras de energía eléctrica operando, tenemos 42 días de cerrado y el recibo viene exactamente por la misma cantidad”, manifestó que este problema es común entre los medianos, pequeños y microempresarios.

Como ejemplo de ello citó a quien le vende las tortillas. “La señora que nos vende las tortillas tiene 42 días de no trabajar, paga 20 mil lempiras de energía cuando me vende las tortillas y ahorita me acaba de decir que le llegó exactamente el recibo por la misma cantidad”, dijo.

Refirió que el viernes anterior EEH había aceptado que estaba promediando facturas. “Y me asombra que trabajan los sábados ellos, ese día dijeron que le aceptaban a los abonados que fueran a realizar pagos parciales de las cuentas; pero Carlos eso es un robo, eso es como tú vayas a una casa comercial a comprar un televisor y sin que te den el televisor te digan ‘páguemelo al crédito’; lo mismo está haciendo EEH”, lamentó Contreras.

Ante esta situación, planteó que estos consumos, que no lo son en realidad, sean absorbidos 50% por el Gobierno y 50 % por los térmicos, eso porque aparte que no han consumido tal energía, el pueblo está empobrecido y no tienen siquiera para comprar medicina.

También pidió que el Gobierno rompa el contrato que tiene con los térmicos por ser excesivamente oneroso. “La economía de este país ya no nos permite seguirle pagando a los térmicos 21 centavos de dólar, cuando en Guatemala se pagan ocho centavos, Honduras solo debe pagar 10 centavos”, apuntó.

“Porque nosotros queremos ser clientes de los térmicos; pero nosotros no podemos ser esclavos de EEH, de los térmicos y del gobierno; hablo en nombre de los hogares hondureños, de los salones de belleza, zapaterías, barberías y todas las personas que están siendo ultrajadas y estafadas por EEH”.

Manifestó que lo que busca no es que EEH resuelva el problema de Roberto Contreras, sino el problema del pueblo a nivel nacional que está siendo ultrajado por EEH y que la solución debe ser global, porque todos están siendo golpeados de esa forma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

uno × 5 =