Una fuerte explosión destruye parte del puente de Crimea, la joya de Putin

png_20221008_141822_0000

Moscú/Leópolis, 8 oct (EFE).- Una fuerte explosión en el puente de Crimea, que une la ocupada península con Rusia y que ha quedado dañado, incendió este sábado las alarmas en Moscú y Simferópol, donde se sospecha que detrás de la destrucción parcial de esta infraestructura, símbolo de la anexión rusa en 2014, está Ucrania.

«Hoy a las 03.07 GMT en la parte automovilística del puente de Crimea (…) explotó un camión, que causó el incendio de siete tanques de combustible en un tren que se movía en dirección a la península de Crimea», indicaron la Agencia Nacional Antiterrorista y el Comité de Investigación de Rusia, que ha abierto una causa penal.

 

Según el gobernador de Crimea, Serguéi Aksiónov, se produjo el colapso de dos secciones de la parte automovilística del puente sobre el estrecho de Kerch, en el que también habrían quedado dañados 1,3 kilómetros de vías ferroviarias, según el medio Baza.

DAÑOS MILLONARIOS Y VÍCTIMAS

El Comité de Investigación informó de al menos tres muertos y de que se ha conseguido establecer la identidad del propietario del camión que explotó. Se han «iniciado acciones de investigación» en su lugar de residencia en Krasnodar.

Especialistas forenses del Comité de Investigación y los ministros de Emergencia y de Transporte partieron a Crimea para inspeccionar los daños en el puente, que fue construido por una empresa de un amigo de Putin, Arkadi Rotenberg, y costó unos 3.500 millones de dólares.

El tráfico ha sido suspendido, aunque se han puesto en marcha ferris y la parte ferroviaria debería quedar restablecida hoy mismo. La Unión de Aseguradoras estima el daño en entre 200 y 500 millones de rublos (3,2 millones y 8,1 millones de dólares), según la agencia RIA Nóvosti.

El presidente ruso, Vladímir Putin, que ordenó la construcción del puente sobre el estrecho de Kerch, considerado el más largo de Europa con sus 19 kilómetros, ordenó la creación de una comisión gubernamental formada por varios ministerios para «averiguar las causas del incidente y eliminar las consecuencias lo antes posible».

JÚBLIO EN UCRANIA

«Crimea, el puente, el comienzo. Todo lo ilegal debe ser destruido, todo lo robado debe ser devuelto a Ucrania, todo lo ocupado por Rusia debe ser expulsado», tuiteó Mykhailo Podolyak, asesor del presidente ucraniano.

El Ministerio de Defensa puso el dedo en la llaga al afirmar que primero se hundió en abril el buque insignia de la Flota rusa del mar Negro, el «Moskvá», y ahora está destruido el puente.

«Dos símbolos notorios del poder ruso en la Crimea ucraniana han caído ¿Qué será lo próximo, rusos?» preguntó con sorna en un tuit.

UNA LÍNEA ROJA CON RESPUESTA SEGURA

El Kremlin siempre ha afirmado que un ataque contra Crimea es una línea roja que no quedaría sin respuesta.

En Moscú varios legisladores ya han llamado a una respuesta contundente por parte de Rusia.

El líder del partido Rusia Justa por la Verdad, Serguéi Mirónov, consideró que ha llegado la hora de «aplastar la infraestructura del régimen neonazi en Kiev», como «todas las plantas energéticas y todos los puentes y ferrocarriles».

Y el líder del Partido Liberal Demócrata y presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores, Leonid Slutski, dijo que, si se confirma «el rastro ucraniano» en la explosión, las consecuencias serán «inevitables» y «duras». EFE

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *