Una decisión judicial agridulce para la familia de Berta Cáceres

Captura HIJA BERTA
Tal como lo refirió una hija de la ambientalista lenca, Berta Cáceres, nos referimos a la diputada Olivia Zúniga Cáceres.

“No le voy a mentir, nos hemos sentido sumamente tristes este día, en medio de que pudiera parecer una noticia satisfactoria, que lo es, porque implica una gran victoria, que durante cinco años muy dolorosos en donde hemos enfrentado dificultades muy grandes, al enfrentarnos a un grupo económico altamente poderoso, catalogado por la revista Forbes como una de las 17 familias con más poder económico en Latinoamérica”, expresó Zúniga Cáceres, en entrevista brindada al periodista Carlos Martínez en el programa En La Mira.

“Entonces sí, tenemos esos sentimientos encontrados, porque una de las últimas conversaciones que tuve con mi mamá ella me manifestó directamente que Roberto David Castillo la iba a matar, incluso me enseñó dos fotos de él, una foto de él en Venezuela y la otra en Estados Unidos. Yo le pedí a mi mamá que por favor se fuera y que no dejara que la mataran”.

“Y bueno, cinco días después de esa conversación mi mamá fue asesinada y lo que siento es una enorme satisfacción de haberle cumplido hasta esta etapa, junto a mi familia, junto al Copimh, junto al pueblo lenca, el pueblo hondureño y los pueblos del mundo”.

Reconoció que múltiples organizaciones internacionales han estado pendientes del caso de Berta, como ella misma hizo referencia. “Y que le podemos decir que le hemos cumplido hasta esta etapa”, dijo.

A pesar de las coartadas que habían sido preparadas para encubrir el asesinato, la diputada Zúniga Cáceres dice que ella siempre tuvo claridad de la persecución de la que era objeto su madre.

“Recordemos que ella había sufrido cuatro procesos judiciales interpuestos por la Empresa Desarrollos Energéticos, S.A. (DESA) y estaba también una compañía de prestigio muy fuerte, en donde se incluyó el Cohep, en ese entonces con la presidenta Aline Flores”.

“También hubo otros actores muy importantes en la vida política y social hondureña que desarrollaban una campaña de odio contra ella. Entonces en ese sentido yo siempre tuve claridad”, reafirmó.

Entre las coartadas tramadas con objeto de buscar la impunidad, la señora Olivia recordó una lamentable expresión del entonces ministro de Seguridad, Julián Tinoco Pacheco.

“Esas hipótesis que se dieron en torno al asesinato de mi mamá y que fueron sostenidas por funcionarios públicos, como el ministro Julián Tinoco Pacheco, que era el encargado de brindar las medidas cautelares, ya que ella era beneficiada de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Él dijo que mi mamá había renunciado a esas medidas y que era un crimen pasional, que era un crimen de faldas”.

Recordó que también de parte de la empresa DESA se quiso distorsionar la realidad de los hechos, diciendo que ella había sido asesinada por un pleito interno en el Copimh por el premio Goldman que ella había recibido unos meses atrás.

“Entonces se ha podido desvirtuar a lo largo de estos cinco años y sabemos que apenas estaos a mitad de camino. Por lo que aún hace falta la lucha más álgida y más dura que es contra los meros tiburones, como nosotros lo hemos dicho popularmente, verdad, que son los autores intelectuales y son de nivel más alto”, reconoció.

También consideró que si el ministerio Público no hubiera sentido la presión que recibió por parte de la familia y de toda la comunidad internacional, el asesinato de Berta Cáceres solo sería una estadística más.

“Y seguramente ellos hubieran cerrado el caso diciendo que fue un crimen pasional o un pleito interno”. No obstante, a la vez, reconoció el valor de quienes se atrevieron a llevar el caso y se mantuvieron firmes hasta este punto a pesar de las amenazas y hostigamiento de presión al que se vieron sometidos.

“Y una presión muy fuerte, todos los abogados del ministerio Público y que gracias a la prueba pericial de intervenciones telefónicas fue determinante para que hoy el Tribunal de Sentencia emitiera este fallo condenatorio contra Roberto David Castillo”, expresó.

Es por esas intervenciones telefónicas que se enteran que, a pesar de comunicarse en claves, era evidente de que era lo que estaban tramando y cómo esperaban salir bien librados del hecho sangriento.

“Lo hacían con tal impunidad que hasta hablaban de infiltrarle gente, entonces ante eso que han creído que la impunidad es eterna, hoy de verdad empiezan a asustarse y es una advertencia para todos aquello empresarios que quieran llegar a nuestros territorios, a despojarnos de nuestras tierras y que creen que matando personas van a detenerla lucha, eso no es así porque la lucha es de todo el pueblo”, apuntó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 + 10 =