Un paramédico en tiempos del coronavirus y sus diarios retos

Franklyn Escobar es un paramédico con varios años de laborar en la profesión. Su vida familiar antes de la pandemia podría ser considerada como amorosamente rutinaria, sin embargo hasta esa relación hizo cambiar el Covid-19.

Con nostalgia, Franklyn relata como era su vida antes, cuando regresaba a su hogar tras una ardua jornada; se le ‘agüitaron’ los ojos cuando recordó los abrazos de sus nietos a quienes ahora siente temor abrazar porque siempre está la duda insistente ¿Y si vengo contagiado?

Desde luego entre los paramédicos hay anécdotas, auqnue también hubo casos que tocaron el alma, Franklyn recordó uno de los primeros pacientes por Covid que trasladó. Cómo lo que le confesó un paciente lo hizo estremecer. ‘Se sentía como si estuviera respirando agua’, Frnaklyn  dice que él solo se pudo imaginar tal angustia.

También la experiencia con uno de los pacientes que quería vivir y que le dijo. ‘Dígannle a la demás gente por favor que no salga ¡que no salga! Porque esto es desesperante, yo tengo siete días de tener esta fiebre y no puedo respirar’, y le teníamos el oxígeno con humificador y todavía no lograba respirar bien”, narró.

Cómo es ahora la relación familiar, pues deforma permanente está en su mente la inquietud de si trae consigo al virus. «Bueno, a mi me cambió la vida totalmente, ya no es como era antes que llegaba a la casa y mis nietos se me avalanzaban con los brazos extendidos grintando ¡hooola abuelo! Y los abrazaba e ingresaba de un solo a la casa, hoy ya no, tengo normas para entrar a la casa”.

“Uno se frena” __dijo eso para describir el momento en que los nietos salen al encuentro__ “Se frena y dice ‘Dios mío… Lo abrazo… no lo abrazo’. ‘Lo agarro… no lo agarro’. Y ahí está uno en esa incertidumbre, en ese miedo, porque también hay que tratar que ellos no se sientan afectados”, dijo con resignación.

¿Entonces cuando regresa de su trabajo, cómo hace para ingresar? “Dejo la moto afuera, me baño afuera en la pila, allí afuera dejó la ropa en agua caliente y detergente. Ya no es como antes que venía del trabajo y me metía de un solo al baño, hoy ya no”, aseguró.

Recordó que al principio de la emergencia no ingresaba a la casa, tal era el pánico. “Estuve como una semana durmiendo, así, literalmente, afuera en la hamaca en el porch, por ese miedo que yo decía ‘voy a contagiar a mis hijos, voy a contagiar a mis nietos, a mi esposa’ __al recordar ese temor vuelve a entristecer, pero se reconforta y continúa su narración__ “Esto es tremendo y me cambió la vida totalmente”.

Como aliento para continuar adelante, son las experiencias agradables, como la de llevar de regreso a sus casas en un mismo día, a tres pacientes que lograron vencer el Covid. “Es correcto, hoy movilizamos a varios pacientes que salieron de alta y de regreso a sus casas después de haber pasado un mes internos y esa es una satisfacción muy grande, ver que un paciente sale alegre al haber superado esta esta enfermedad del coronavirus”, relató emocionado.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


nueve + 4 =