Un obrero promedio cuenta con apenas Lps.33 para comer al día y solo accesa al 35% de la canasta básica

IRIAS

La generalizada escalada de aumentos de precios en todos los productos de la canasta básica y servicios como el transporte, que aunque no esté autorizado, en la vida real del pobre sí está, hacen que la dieta alimenticia se deteriore aún más, desde luego, las consecuencias a corto plazo serán fatales.

Adalid Irías, dirigente de la de Asociación para la Protección de la Canasta Básica de Honduras (Adecabah), hace importantes anotaciones al respecto.

“El obrero promedio en su salario mínimo está en 8,000 lempiras, redondeando entre el más alto y el más bajo”, ya que como es sabido, hay una diferenciación entre sectores de producción, como también entre áreas geográficas.

“Habíamos hablado en un programa anterior que la canasta básica se había incrementado a 10, 300 y que con lo de navidad había subido aún más por ahí en los 10,600 aunque algunos productos se retraen nuevamente en enero”, expresó Irías.

“La realidad es que en este momento, la canasta básica se encuentra en los 10,600 a 10,800 lempiras porque hemos entrado en una vorágine alcista a partir de la tercera semana del mes de enero, justo desde cuando los carburantes empezaron y con la toma de posesión dio al traste con una relativa estabilidad que pasada la temporada de diciembre”.

En frías cifras, ocho mil lempiras de sueldo mínimo para un trabajador con núcleo familiar promedio de cinco personas, resulta que tan solo puede contar con 33 lempiras con 33 centavos para cada tiempo de comida, también significa que no tiene capacidad para pagar servicios públicos, transporte, peor para cubrir imprevistos como el de la salud”.

A todo esto las actividades recreativas como un paseo familiar resulta como el sueño de la humanidad de llegar a otro planeta, ni más ni menos.

“Pero una persona solo tiene 33 lempiras diarios, ¿comerá una persona un tiempo de comida con 33 lempiras? Preguntémonos”, inquirió el dirigente de la ADECABAH.

Y empeorando. “En este momento canasta básica aumentó 300 lempiras, o sea un incremento de 10 lempiras a diario para cubrir cada una de las necesidades de las familias que dependen de un salario mínimo”.

Con este tétrico panorama, irías trajo a colación el informe de la Comisión Económica Para América Latina (Cepal), en donde califica a Honduras como uno de los países más inequitativos en el mundo.

“Aquí decimos que el crecimiento económico es de un 3.5%, un 4% que va a crecer la economía. En este país hay crecimiento, pero no desarrollo, porque hay pocos que ganan mucho y muchos que ganan poco, prácticamente el 10% de las personas se llevan la mayor parte del ingreso del Producto Interno Bruto (PIB)”.

“Y lamentablemente, aquí hablamos con bombos y platillos del crecimiento que ha tenido Honduras, pero vayamos a un hogar de un barrio marginal o del contexto rural, la situación que viven las familias, eso es terrible. Por eso vemos hogares extremadamente pobres, lamentablemente para cubrir las otras necesidades como alquiler, aquí no hay vivienda social para el obrero que no puede adquirir una vivienda”, deploró.

Como decía Irías, el panorama económico para las familias de escasos recursos económicos va en ruta directa a sucumbir. “Todo esto mide realmente las brechas de inequidad, y esos son los cálculos que están llegando a la mesa del salario mínimo. Hay un promedio que yo creo que es el más se acerca a la realidad, es de la Secretaría del Trabajo y que indica que la canasta básica ya va por los 9,500 lempiras, frente a los 10,300 que estamos calculando nosotros”, dijo Irías.

Afirmó que siete de cada 10 hogares no lograr cubrir la canasta básica, pues apenas lo logran en un 35%, pero con los más recientes incrementos ese mismo porcentaje bajó tres puntos porcentuales más.

“Sí ahorita lo que las familias lograban comprar con mil lempiras ahora se necesitan 1,200 ó 1,300 lempiras”, confirmó que en este fin de semana 40 productos reportaron incrementos de precios”.

Señaló como ejemplo el precio del quintal de maíz 460 lempiras, alcanzó un precio de 480 lempiras, dijo que las alarmas se encienden cuando el quintal de este producto básico rebasa los 400 lempiras, pero ahora está por rebasar los 500 lempiras, o que da una idea de la generalización de aumentos de precios en los mercados populares, manifestó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ocho − 2 =