Un mensaje que irrumpe desde las habitaciones del desconsuelo para fortalecer la esperanza

Así resultan ser las escasas letras que el joven Wilson Berríos escribió como en un lienzo a su padre ¡TE AMO!

“Yo logré entrar a un espacio donde está difícil compartir con él”, narró el progenitor de Wilson, que lleva su mismo nombre y además ejerce la profesión del periodismo en su querida Choluteca.

Hoy el destino le ha hecho que narre la historia de su vida, pero esa de la que ningún periodista quisiera ser su redactor, pues con inmenso dolor en su alma es testigo del difícil momento que atraviesa su vástago.

Para poder entrar en ese “espacio difícil” del que habla Wilson, se preparó tan solo con un bolígrafo y una hoja de papel en blanco, solo así pudo ingresar de forma breve, pero confiable en esos oscuros pasajes que de momento transita el joven Wilson, en donde además escribió  ¡TENGO MIEDO!

Y seguro que así debe ser, lleva varios días sin ver la luz, no puede hablar por tener aparatos médicos que le imposibilitan hacerlo, además sabe que algo horrible ha pasado, no obstante allí está la familia, a su lado, para darle fuerzas.

“Es así con las páginas blancas, como me pude comunicar con él, porque está con una traqueotomía y no ha podido hablar’, narró con suma dificultad su acongojado padre.

«Le hice saber que estábamos con él, que toda Honduras está con él, que había mucha gente preguntando por él, pendiente y orando, creo que eso lo ha fortalecido», señaló Berríos padre.

El papá del joven, se mostró muy emocionado porque a pesar de la situación, su hijo logró recordar su número de teléfono y lo escribió para que las enfermeras lo pudieran llamar.

«Me hizo el hombre más feliz del mundo, hoy escribió cinco letras cuando le dije que estaba con él, me dijo «te amo» y le respondí lo mismo», expresó su papá.

Berríos padre aprovechó el momento para agradecer a la población hondureña que está apoyándolos en estos momentos, y en especial a las personas de su natal Choluteca, por todas las muestras de cariño para su hijo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


17 − cinco =