Un club en Colombia fue obligado a jugar con tan solo siete futbolistas

El Águilas Doradas Rionegro tuvo que disputar su partido contra el Boyacá Chicó por la penúltima jornada del Torneo Apertura de Colombia con los únicos siete jugadores que tenía disponibles, pues 15 de sus futbolistas habían dado positivo en Covid-19 y otros siete estaban lesionados.

La derrota por 3 a 0 fue el resultado final para este equipo que tuvo que utilizar al arquero Juan Valencia como defensor, para poder completar el esquema del entrenador venezolano Franceso Stifano.

Durante el juego, el equipo tuvo un 15% la posesión del balón y pateó dos veces al arco, contra los 27 remates que acumuló su rival.

El dueño de Águilas Doradas, Fernando Salazar, responsabilizó a los organizadores de la primera división del fútbol colombiano por lo ocurrido.

«Debió haberse aceptado la solicitud que hizo Águilas Doradas (para que el juego fuera aplazado)» reclamó Salazar en entrevista con W Radio.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *