Un Catracho que se ha dado a conocer en el mundo mediante congreso internacional de medicina

TRATAMIENTO


El doctor Óscar Díaz, parte del equipo de científicos creadores del tratamiento Catracho, recuerda que cuando comenzaron la ciencia médica contaba con muy escasa información acerca del comportamiento de la enfermedad.

“Por lo que las primeras recomendaciones fueron tomadas de tratamientos a otras enfermedades similares como las provocadas los virus sars y mers-cov, y generó, por así decirlo las primeras recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud”.

Luego llegaron otros avances desde Italia. “Con los primeros estudios que demostraron los efectos de anatomía patológica que mostraron los efectos que el virus tenía en los pacientes fallecidos, nos abrió un poco más los ojos en el sentido de entender mejor por qué los pacientes tenían determinado comportamiento que era inusual, incluso con respecto a otras enfermedades”, relató Díaz.

“Entonces eso nos hizo generarnos preguntas de investigación sobre la posibilidad de atender esta enfermedad, no solo en una única vía, porque al principio la idea era originalmente buscar el antiviral exacto, la ‘bala mágica’ que destruyera el Covid y que fuera eso suficiente”.

Sin embargo con el paso de los días fueron comprendiendo mejor cómo era la actuación de la enfermedad, vieron que la misma tenía ‘diferentes caras’, en el organismo, como inflamación celular, trombosis, infecciones secundarias, de compromiso cardiovascular, que la principio era desconocido.

“Fue cambiando la idea original que esta era una enfermedad únicamente respiratoria. Entonces generó información médica en diferentes reportes que indicaban que debíamos atender diferentes flancos de la batalla. Ahí surge CATRACHO”.

“Después de comunicaciones entre colegas de la fuerza de tarea acá en San Pedro Sula, que estábamos reuniéndonos diferentes grupos de especialistas casi 20 médicos acá locales, principalmente del Seguro Social que era como el epicentro del lugar en donde se trataban los pacientes originalmente por razones que allí fueron tratados los primeros pacientes”.

“Posteriormente entramos en contacto con el doctor, Miguel Sierra Hoffman, quien para entonces tenía más de un mes de estar atendiendo este problema en Victoria, Texas. Y él se hacía mas o menos las mismas preguntas; es así como esas preguntas de investigación fueron coincidiendo con posibles hipótesis de respuesta”.

“A raíz de todos los resultados iniciales de tratamientos iniciales que no eran buenos ni en Honduras, ni en otras partes en el mundo en relación a la mortalidad, fue que tuvimos que cambiar el enfoque y empezar a buscar otras alternativas”, esa es la génesis del tratamiento catracho, relatada por el doctor Díaz.

Fue hacia la segunda semana de abril que los médicos hondureños deciden modificar el protocolo de tratamiento. “Y aproximadamente el 23 de abril ya se tomó como un documento nacional, después de una serie de revisiones y la elaboración de un protocolo nacional de tratamiento, a través de la Secretaría de Salud y Sinager. A partir de ese momento se establece como un protocolo más formal”.

Sin embargo con los virus no hay que lanzar campanas al aire, porque van mutando conforme los ambientes que van encontrando, dijo el doctor Díaz.

“Hay cierta indefinición en cuanto a qué va a ser del virus a largo plazo, porque apenas esta enfermedad no tiene ni un año. Así que no sabemos si se va ir atenuando, que es casi lo que está ocurriendo, las personas expuestas van generando una respuesta inmune, o por el contrario pueden haber reapariciones de cepas con otros comportamientos, o con resistencia a los tratamientos que en este momento pueden estar sirviendo”.

Es así como las primeras vacunas que puedan salir al mercado, en el transcurso del tiempo deben ir sufriendo modificaciones también, porque el virus continuará modificándose, tal como ya empezó a hacerlo, al considera los científicos que en la actualidad existen unos seis tipos de cepas diferentes del Covid-19.

El tratamiento Catracho está compuesto por medicamentos como la colchicina, antiinflamatorios, tocilizumab, ivermectina, anticoagulantes y la hidroxicloroquina. A diferencia del tratamiento Maiz, su nombre no es significado de algún acrónimo, sino más bien al gentilicio con el que se identifican los hondureños.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco × 5 =