Trump apunta a republicanos desleales, repite mentiras electorales e insinúa la carrera de 2024

El ex presidente Donald Trump insinuó el domingo una posible carrera presidencial en 2024, atacó al presidente Joe Biden y repitió sus afirmaciones fraudulentas de que ganó las elecciones de 2020 en su primera aparición importante desde que dejó la Casa Blanca hace casi seis semanas.

Al dirigirse a la Conferencia de Acción Política Conservadora en Orlando, Florida, Trump prometió ayudar a los republicanos a tratar de recuperar las mayorías, perdidas durante su presidencia, en la Cámara de Representantes y el Senado de los Estados Unidos en las elecciones del Congreso de 2022 y se presentó como una posibilidad para presidente en 2024.

“Con su ayuda, recuperaremos la Cámara, ganaremos el Senado y luego un presidente republicano hará un regreso triunfal a la Casa Blanca. Me pregunto quién será ese? » dijo sonriendo. «Quién, quién, quién será, me pregunto».

Las semanas de Trump fuera de Washington no parecen haber atenuado su enojo contra los republicanos que votaron a favor de un juicio político o condenarlo en un fallido esfuerzo del Congreso para responsabilizarlo de incitar un ataque mortal contra el Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero.

Destacó a varios de esos republicanos por su nombre, como los senadores Mitt Romney y Pat Toomey y los legisladores de la Cámara de Representantes Liz Cheney y Adam Kinzinger, y sugirió que apoyaría a los candidatos que se opusieran a ellos en las primarias republicanas.

«Deshazte de todos ellos», tronó.

Trump repitió las mentiras que ha dicho sobre su derrota en las elecciones presidenciales del 3 de noviembre ante Biden y ofreció una crítica fulminante de las primeras semanas de su sucesor demócrata en el cargo.

«Acaban de perder la Casa Blanca», dijo el ex presidente republicano después de criticar el manejo de Biden de la seguridad fronteriza. «Pero quién sabe, quién sabe, puede que incluso decida vencerlos por tercera vez».

Trump y sus aliados pasaron dos meses negando su derrota electoral, y afirmando sin pruebas que era el resultado de un fraude electoral generalizado, antes de que sus partidarios irrumpieran en el Capitolio el 6 de enero en busca de interrumpir la certificación del Congreso de la victoria de Biden.

Ha estallado una guerra civil dentro del Partido Republicano, con figuras del establishment como el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, ansioso por poner a Trump en el espejo retrovisor, y otros, como el senador Lindsey Graham, aliado de Trump, creyendo que el futuro del partido depende de la energía de los profesionales. -Base de Trump.

Trump declaró que el Partido Republicano estaba unido detrás de él, con la oposición proveniente solo de «un puñado de trucos políticos de Washington, D.C.». Cuando mencionó el nombre de McConnell, la multitud lo abucheó.

NO HAY PLANES PARA TERCEROS

Dijo que no tenía planes de intentar lanzar un tercero, una idea que ha discutido con los asesores en los últimos meses.

“No estamos comenzando nuevas fiestas. Tenemos el Partido Republicano. Va a estar unido y será más fuerte que nunca. No voy a empezar un partido nuevo ”, dijo.

En una encuesta informal, el 55% de los participantes de la conferencia CPAC dijeron que votarían por Trump en la carrera por la nominación presidencial republicana de 2024. El gobernador de Florida, Ron DeSantis, quedó en segundo lugar con un 21%.

Sin Trump, DeSantis lideró el campo con un 43%, y otros posibles candidatos republicanos tenían un solo dígito.

Pero no todos apoyaron a Trump. Una pregunta separada en la encuesta preguntó si Trump debería postularse nuevamente en 2024, con un 68% diciendo que debería y un 32% en contra o sin opinión.

Fuente Reuters


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *