Tokio podría declarar un nuevo estado de emergencia si empeora el coronavirus

Tokio podría declarar el estado de emergencia si la situación del coronavirus en la capital japonesa se deteriora aún más, según advirtió el viernes su gobernador, mientras se profundizaba el debate sobre cómo responder al aumento récord de las nuevas infecciones.

Yuriko Koike dijo que Tokio había confirmado 463 nuevos casos el viernes – otro récord de un solo día – e imploró a los residentes que sigan las directrices de salud para contener la propagación del virus.

“Si la situación empeora, Tokio tendría que pensar en emitir su propio estado de emergencia”, dijo Koike en una conferencia de prensa.

“Estamos entrando en el período de vacaciones de verano, cuando la gente normalmente hace planes de viaje y eventos, pero por desgracia, este verano será diferente a un año normal.”

Los comentarios de Koike son similares a los que hizo tres meses al pedir a los ciudadanos que se quedaran en casa durante las vacaciones de Semana Dorada (finales de abril y principios de mayo), ya que Japón se encontraba en estado de emergencia.

El Gobierno levantó esa emergencia a finales de mayo ante las señales de que el brote estaba controlado, argumentando que la costumbre nacional de usar mascarilla y el sistema de salud eran algunos de los factores que le estaban ayudando a salir mejor parado de la crisis sanitaria que Europa y Estados Unidos.

Sin embargo, el virus ha tenido un resurgimiento preocupante, especialmente en la última semana, justo cuando el Gobierno lanzó su controvertida campaña para incentivar el turismo interno.

El número de nuevos casos diarios en Japón alcanzó un nuevo récord el jueves, con un aumento de las infecciones no solo en Tokio sino también en otras regiones.

En contraste con el gobernador de Tokio, el secretario principal del gabinete, Yoshihide Suga, reiteró la postura del Gobierno de que Japón no necesitaba volver a imponer el estado de emergencia en todo el país.

Suga dijo que la tendencia actual de las infecciones era diferente de la del primer pico en marzo y abril, cuando hubo un mayor número de casos graves e infecciones entre la población de edad avanzada, de mayor riesgo.

Los menores de 40 años, con síntomas leves o sin síntomas, suponen hasta tres cuartas partes de los casos recientes, y las autoridades achacan en parte los nuevos a los focos en bares.

Fuente Reuters.


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


5 × tres =