«Todo está quemado»: bolivianos presionan a Morales para que actúe sobre regiones devastadas

descarga (3)


En las tierras bajas devastadas por los incendios en Bolivia, una caravana de manifestantes indígenas se ha embarcado en una marcha semanal para exigir al presidente Evo Morales que declare como desastre nacional a una oleada de incendios, una medida que esperan desate la ayuda internacional necesaria.

Morales ha sido reacio a hacer la designación mientras hace campaña por un cuarto mandato presidencial antes de las elecciones del 20 de octubre, a pesar de los crecientes llamados para que reconozca que los incendios -que ya han quemado un área más grande que Costa Rica- estaban fuera del control de su gobierno.

Unos 200 manifestantes -la mayoría indígenas chiquitanos del este de Bolivia- se han unido a la caravana desde que partió hace más de dos semanas desde San Ignacio de Velasco, un centro ganadero donde los incendios han obligado a decenas de pobladores indígenas a abandonar sus hogares y han amenazado los campos que sostienen al ganado.

“No ha declarado un desastre nacional a pesar de toda la desgracia que hemos sufrido”, dijo Joaquín Orellana, el organizador de la marcha, sobre Morales mientras caminaba por un camino sin pavimentar junto a manifestantes que tocaban flautas y tambores.

“Todo está quemado donde yo vengo. No sabemos qué hacer”, dijo Orellana sobre su pueblo de San Miguel.

Los manifestantes, entre ellos mujeres con niños pequeños y ancianos, han acampado en lotes vacíos y han dependido de donaciones de alimentos, agua y ropa de pueblos que encuentran a lo largo de la ruta de 500 kilómetros de la marcha.

Planean pasar al menos otra semana caminando hacia la capital regional de Santa Cruz de la Sierra, donde Orellana espera que la manifestación se expanda hacia una demostración de fuerza de los indígenas de las tierras bajas que él dice se sienten abandonados por el gobierno de Morales.

Morales, el líder de izquierda más veterano de Sudamérica, es el primer presidente indígena de Bolivia, proveniente del grupo indígena más grande del país, el aymara.

Su gobierno dijo que declarar un desastre nacional atribuiría un asunto soberano a los extranjeros, haciéndose eco de las preocupaciones expresadas por el vecino presidente de extrema derecha de Brasil, Jair Bolsonaro, quien provocó una protesta mundial por su manejo de los incendios en el Amazonas.

Pero Morales también está luchando por su supervivencia política en una carrera presidencial cada vez más apretada. Encuestas recientes muestran que podría verse obligado a ir a una carrera de desempate con su principal rival, Carlos Mesa, un expresidente favorable a los negocios.

Los incendios forestales los más grandes en al menos dos décadas- han desorganizado la campaña de reelección de Morales, generando olas de críticas a su impulso para aumentar la producción de soja y carne para aprovechar la demanda de China, que compra alternativas a los productores de Estados Unidos.

Información cortesía de Reuters.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.