«Teofilito» y sus perras reciben un homenaje con la recreación de sus cuentos en el podcast: «Honduras y sus Historias»

Teofilo-Trejo

Teófilo Trejo Pérez, mejor conocido simplemente como Teofilito, fue un escritor hondureño, nacido en La Lima, destacado por sus obras sobre tradición oral de Honduras. Teofilo murió el 18 de marzo de 2016 en el Hospital Mario Catarino Rivas en San Pedro Sula, luego de ser atropellado por una motocicleta en Choloma, Cortés, un hecho lamentable, y un final muy triste, para un hondureño que inició a muchos niños, jóvenes y adultos en la lectura, con sus historias que quedarán siempre vivas en la tradición hondureña.

En 2020, la Compañía Municipal de Teatro del Distrito Central rinde homenaje a Teófilo Trejo recreando algunos de sus cuentos en el pódcast «Honduras y sus Historias», iniciando con el cuento «Paseo en una lámina», la cual ya está disponible para escucharse en las principales plataformas digitales. Puedes encontrarlo en Spotify y Apple Podcasts.

Las Perras de Teofilito

Sus anécdotas ligeras, que fue escribiendo en cuadernos a partir de los años 70 del siglo pasado, en parte fueron rescatadas por la Editorial Guaymuras, que le propuso que sus «perras» fueran impresas para que las conocieran los hondureños que nunca lo habían escuchado.

En 1988, fue la editorial Guaymuras le público su primer libro, “Las perras de Teofilito”, y en años posteriores publicó otras obras. Se le considera un cuentero auténtico por su capacidad de recrear la vida cotidiana de los campesinos en sus cuentos, mejor conocidos como perras. Destaca siempre por un matiz de humor, ternura y criticidad.

Entre sus obras se encuentran: Las perras de Teofilito (1988), Cuénteme otra, Teofilito (1989), Apuntes sobre mi vida (1995), Las perras más perras de Teofilito (1997), ¡Qué perrero es Teofilito! (2000), Seguís perreando, Teofilito (2004), Son puras perras, Teofilito (2008) y El sueño de Teofilito (2010).

Los campos bananeros la incubadora de las historias de Teofilito

El escritor, que nació el 5 de marzo de 1941 en un campo bananero cercano al municipio de La Lima, editó por su cuenta otros pequeños libros con sus ocurrentes «perras», los que vendía de casa en casa para agenciarse algún ingreso económico, en un país donde ser escritor no da para vivir aunque su obra sea excelente.

Trejo decía que hay una gran diferencia entre sus «perras» y la mentira, porque él, con sus cortos cuentos agudos creaba conciencia social y hacía reír a la gente, mientras que la mentira es una práctica de los políticos para mantener en la ignorancia o el engaño a un pueblo.

El escritor, que solamente cursó su educación primaria, comenzó a cultivar el arte de la expresión oral en los campos bananeros, donde sus compañeros de escuela le hacían rueda para escuchar sus sabrosos y exagerados cuentos, que eran verdaderas «perras».

Trejo, nació con el don para el cuento agudo corto, a través del cual se dio a conocer y le permitió llegar a ser un reconocido líder campesino y predicador de la iglesia católica.

Fue fundador de la Central Nacional de Trabajadores del Campo (CNTC), de la que fue su primer secretario general.

Con información del portal Marca País y El Informador de México

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 + tres =