Superando el millón de casos, Colombia prepara plan de vacunación

En una bodega cercana al aeropuerto de Bogotá, tras la pesada puerta de un cuarto refrigerado, permanecen cajas sobre cajas de vacunas que salvan vidas para todo, desde la fiebre amarilla hasta la poliomielitis, esperando ser transportadas a los sitios más lejanos de Colombia.

Los altos estantes, mantenidos a una fría temperatura de 5 grados centígrados, están medio vacíos, lo que deja mucho espacio para cuando se consiga una eventual vacuna para el COVID-19.

Colombia sobrepasó la barrera del millón de contagios el sábado, convirtiéndose en el octavo país del mundo en hacerlo, detrás de Francia en una segunda ola viral en Europa que se propaga más rápido y en donde se preparan más restricciones.

El país andino reportó 1.007.711 confirmados de COVID-19, de los cuales 68.008 casos se mantienen activos y 30.000 personas fallecieron.

Mientras los científicos de todo el mundo compiten por encontrar una vacuna contra el coronavirus, Colombia dice que está lista para distribuir cualquiera que resulte eficaz.

Su preparación se debe a décadas de trabajo en un programa de inmunización gratuito del Gobierno, que ofrece 21 vacunas a todos en la nación sudamericana, entre las más generosas de la región en el suministro de este tipo de sustancias.

“Tenemos un programa muy fuerte de vacunación que nos sirve como referente y como elemento que incorporará el nuevo biológico que nos llega contra el COVID”, dijo a Reuters Gerardo Burgos, secretario general del Ministerio de Salud.

El programa cubre no solo la propia población de 50 millones de personas de Colombia, sino también a los más de 1,7 millones de emigrantes venezolanos, incluyendo desde vacunas para bebés hasta el virus del papiloma humano. El país distribuye alrededor de 23 millones de dosis al año.

Colombia comprometió 213 millones de dólares en la iniciativa mundial COVAX para garantizar la vacunación por COVID-19 a unos 10 millones de personas. Los mayores de 60 años, las personas con afecciones preexistentes y los trabajadores de la salud serán los primeros inmunizados.

Los casos de Colombia vienen aumentando de manera constante a pesar de más de cinco meses de confinamiento obligatorio que se ha reducido gradualmente. Las restricciones por la cuarentena golpearon la economía y dispararon el desempleo.

Además del costo de la vacuna en sí, el Gobierno prevé destinar hasta 300.000 millones de pesos (unos 78 millones de dólares) en transporte, campañas de información, ampliaciones de almacenes regionales y personal para inocular a los primeros 10 millones de receptores, dijo Burgos.

Fuente Reuters.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


18 + 8 =