Suenan tambores de guerra en Ucrania: ¿cómo puede afectar esto a los países de América Latina?

AAOOQ2CHCJBY5LNSD7XI3ZL54M

Una serie de trincheras atraviesan el este de Ucrania: allí, las tropas ucranianas esperan un posible ataque ruso sobre el que se viene hablando desde hace meses. Y frente a ellos, en trincheras casi idénticas, esperan los separatistas apoyados por Moscú contra los que llevan combatiendo más de siete años.

Ucrania ha estado en guerra con los separatistas desde 2014, cuando en medio de protestas en el país las provincias de Donetsk y Lugansk se levantaron contra Kyiv, con el apoyo de Moscú, y luego de que Rusia anexara la península de Crimea.

Ahora, Washington y sus aliados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) temen una escalada aún mayor del conflicto: en los últimos meses Rusia ha estado acumulando tropas -cerca de 100.000, según reportes- y material bélico en la frontera con Ucrania, aumentando las tensiones hasta alcanzar también a Europa y Estados Unidos.

La escalada está en marcha y los tambores de guerra ensordecen, aunque hay varias negociaciones en marcha y las partes aseguran que no quieren llegar a una guerra abierta. ¿Pero cómo podría afectar esto a los países de América Latina?

La presencia de Rusia en América Latina

Joseph Humire, analista en seguridad global y director ejecutivo del Center for a Secure Free Society, dijo a CNN que hay que prestar atención a las relaciones de Rusia con América Latina al momento de anticipar posibles efectos de la crisis en Ucrania.

«Rusia ha estado incrementado su presencia en América Latina, especialmente en los últimos 10 años. Ellos tienen una fuerte presencia en Venezuela, Nicaragua, Cuba y Bolivia», señaló.

«Rusia siempre puede utilizar esos países para provocar a Estados Unidos. En el caso de Venezuela esto es muy puntual, porque el régimen de Maduro ha realizado varias provocaciones contra Colombia, aliado extra OTAN. Maduro podría usar el pretexto del conflicto fronterizo que Venezuela mantiene con Colombia para pedir ayuda de Rusia. Ya hay mucho equipo ruso en Venezuela, y puede pedir más».

Para Yadira Gálvez, profesora en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y especialista en Defensa y Seguridad Nacional, «la estrategia rusa ha consistido desde hace varios años en garantizar su área de seguridad natural, frenar el avance de la OTAN y mostrar una Rusia con proyección global».

«En ese contexto regresaron a América Latina para equilibrar esta tensión. Si escala en Ucrania, tanto los socios de EE.UU. como los de Rusia tendrán que fijarse en esta dinámica del conflicto», dijo.

Gálvez recordó que América Latina ya fue incluida en la crisis luego de que el viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Ryabkov, dijera a mediados de enero que no podía «confirmar ni descartar» la posibilidad de desplegar «infraestructura militar» en Cuba y Venezuela.

«Parece remoto por la capacidad de Rusia de enviar y mantener esas fuerzas, pero es clara una postura de Rusia frente a sus alianzas con países de la región y en su proyecto de proyectar su poder como potencia global», señaló Gálvez.

Pero al igual que Humire, destacó que en el caso de Venezuela se trataría más de «un mensaje más sobre la relación con Colombia que sobre el envío de tropas rusas».

Fuente CNN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.