Siria irá a elecciones pero el Presidente ya está decidido

Siria


El 26 de mayo los sirios deben elegir un presidente en medio de una crisis económica y de la pandemia del coronavirus. Pero el ganador ya está decidido: Bashar al Assad se perpetúa en el cargo.

Una gran cantidad de personas se encuentran frente a la embajada de Siria en Beirut. Llevan gorras de béisbol con la imagen del presidente sirio, Bashar al Assad, sostienen carteles con su rostro y gritan consignas como "Dios, Siria, Assad: daríamos todo por ti". En su mayoría, la gente ha acudido a la embajada en autobuses de la Asociación de Trabajadores Sirios, leal a Al Assad, para depositar su voto. Los vídeos en internet son impactantes.

También en países como Egipto y los Emiratos Árabes Unidos, los sirios acudieron a las urnas. Este miércoles (26.05) se celebran las elecciones presidenciales en Siria. Se trata de las segundas elecciones presidenciales desde el inicio de la guerra, en la que murieron cientos de miles de personas, y millones se vieron obligadas a abandonar el país.

Assad, que obtuvo el 88,7 por ciento de los votos en las últimas elecciones presidenciales de 2014, podrá, con toda probabilidad, asegurarse un cuarto mandato de siete años, a pesar de que, como en las últimas elecciones, ha permitido formalmente a candidatos opositores presentarse a los comicios.

Todo el proceso electoral -desde la selección de candidatos hasta el recuento de votos- está controlado por el régimen. El régimen intenta generar legitimidad a través de las elecciones, explica la experta.

"Pero las elecciones demuestran, sobre todo, que Al Assad siguió gobernando, contra todo pronóstico, durante los últimos diez años", dice a DW, por su parte, Guido Steinberg, experto en Oriente Medio de la Fundación Ciencia y Política (SWB) de Berlín. En la actualidad, Bashar al Assad vuelve a controlar cerca de dos tercios del territorio: solo la región de Idlib, en el noreste sirio, administrada por los kurdos, y los protectorados turcos siguen sin estar bajo su dominio.

Fuente: Deutsche Welle (DW)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.