Sinager no sabe qué hacer con los cadáveres de Covid-19 y continúa dando tumbos

cementerio temprano

A pesar de todas las reuniones que se producen y todos los protocolos supuestamente en acción, a la hora de ponerlo en práctica, todo lo acordado pasa al cesto de la basura.

Ejemplo de ellos son las 14 horas estuvo un cuerpo de un paciente que falleció por el Covid-19 en el Hospital Mario Rivas, porque resultaba imposible destrabar los trámites burocráticos.

Se trata de un paciente masculino que fue ingresado a este centro asistencial procedente del municipio de Pimienta y que falleció este miércoles a las 2:45 de la madrugada y eran 4:00 de la tarde y el cadáver todavía permanecía en el Hospital Rivas.

Imagen referencial

Así lo dio a conocer el alcalde de ese término municipal, Raúl Ugarte, quien de manera muy cortés dijo que no lo hacía con el ánimo de causar polémica. “Sino que debe ser una contribución constructiva, es sobre tanta reunión que a veces participamos con todas las autoridades involucradas y a todo le damos soluciones de una manera fácil”, comenzó exponiendo el edil.

“Sin embargo, cuando se presentan los casos y cuando ya está uno en los problemas, a veces algunas instituciones involucradas incumplen el protocolo. El caso del señor de hoy fue de que falleció a las 2:45 de la madrugada, y de forma muy responsable fui informado por el administrador del Hospital Mario Catarino Rivas”.

Reconoció haber contado con el apoyo de la gobernadora política, pero que las órdenes que habían era que el cuerpo no fuera entregado a nadie más que a Fusina.

“Desde las 8:00 de la mañana estuvimos esperando a Fusina, eran las 4:00 de la tarde y Fusina nunca apareció. Sí llegó un vehículo de la Policía Nacional con unos elementos que nunca se bajaron del vehículo y acompañaron al muchacho que tenía contratado el carro fúnebre, pero después el ataúd fue bajado del carro fúnebre, porque era demasiado tiempo el que había estado esperando”, relató.

Así fue como al pariente del difunto no le quedó de otra que trasladar el ataúd en ese pick up, cruzar toda la ciudad, que por cierto ayer había más movimiento pues era día habilitado y ya se imaginan, ¡ESE FUE EL PROTOCOLO QUE SE SIGUIÓ CON ESE CUERPO!.

EL CASO DEL IHSS

Mientras que en el Seguro Social de San Pedro Sula, el caso es todavía más ‘conchudo’. Resulta que a los paramédicos que están laborando allí, que han sido contratados para el traslado de pacientes, hoy los quisieron obligar a que trasladaran el cuerpo de una persona fallecida por Covid hacia la morgue judicial.

Con el agravante que por medio de un guardia de seguridad les mandaron a decir que si no lo hacían no los dejarían salir, como si fuera poco, los paramédicos relataron que ni siquiera les han dotado de equipo especial, por eso mismo, porque como se supone que no es esa la labor que realizarán.

Así que mucha atención a las autoridades del Sistema Nacional de Riesgos (Sinager), este ya es el cuarto caso que se presenta irregularidades de protocolo en la zona norte, en donde no hayan qué hacer con un cuerpo víctima del Covid.

Por lo tanto la pregunta obligada es. Existen o no existen protocolos funerarios, y ¿ESTÁ DEBIDAMENTE ESTABLECIDO QUIÉN, O QUIÉNES SON LOS ENCARGADOS DE CUMPLIRLOS?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

uno × tres =