Sin hacer distinciones entre ancianos y jóvenes, pobres y ricos, hombres y mujeres el Covid ataca

Captura fila 2

Creo que tenemos que hacer conciencia, al parecer no es suficiente con que a la población se le hable de distintas maneras, dice el infectólogo Charles Pachman, en referencia a que la gente sale sin escatimar el riesgo y que luego convierte en un portador más del Covid-19.

«Si no nos quedamos en casa no vamos a parar esto» _advirtió el galeno_ “Debemos de quedarnos en casa, verdad. Si yo estoy enfermo y yo tengo coronavirus, lo que yo no quiero es que mi familia y las demás personas se vean afectadas ¡quedémonos en casa! A pesar que tengo que hacer un mandado en el banco, en la gasolinera, en la farmacia, envíe a alguien a otra persona de la casa, porque si no, no vamos a parar esto”, advirtió Pachman.

Con eso el galeno espera que la población se dé cuenta que esto es algo muy serio, estamos viendo los números escalar en solo menos de un mes, señaló.

El por qué San Pedro sula se está convirtiendo en un ‘hervidero’ del Covid, Pachman se lo atribuye a la interacción de la ciudad con los demás centros urbanos de del Valle de Sula, eso por una parte, pero también la inconciencia de la gravedad del problema tiene porcentaje de culpabilidad, manifestó.

“Estamos pensando que todo esto es una gripe nada más, no tienen la menor conciencia del daño que nos puede hacer daño. Yo estaba viendo hoy los pacientes y muchos de ellos están muy afectados, incluso de peligro de morir, entonces yo creo que ninguno de nosotros quiere correr ese peligro”.

Ahora bien, el problema no solo viene por la agresividad y velocidad con que ataca esta enfermedad, sino también con las limitantes, que serán desastrosas si la epidemia se llega a desbocar y la cantidad de pacientes alcance a sumar centenares, no habrá forma de atenderlos y sencillamente los médicos y enfermeras se verán impotentes, sin poder hacer nada más que ver morir a tanta gente.

“No, es muy difícil, es para sentirse uno desesperado y que tenemos que seguir adelante y que por un paciente que nosotros veamos y que ayudemos para que él sobreviva, nosotros nos sentiremos muy alegres.

Es que ese ha sido el caso de países con mayor desarrollo como Italia y España, en donde ha sido tan grande la cantidad de pacientes que los hospitales quedaron insuficientes, sin camas para recibir a más de ellos, sin los ‘dichosos’ ventiladores mecánicos que tanto hemos escuchado, qué no podrá suceder en Honduras, en donde de por si, las necesidades son permanentes, con una epidemia en esa magnitud ¡ni siquiera imaginarlo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 × cuatro =