Simpatizantes de Libre exigen la cabeza del Gerente de la ENP y una oportunidad laboral

Captura chamba


Como si gobernar se tratase de convertir al Estado en una agencia de colocaciones, continúan las demandas de grupos de personas por los cuatro puntos cardinales del país para que el gobierno los coloque en algún empleo público.

Y como para apelar a la sensibilidad de la gobernante hondureña, los demandantes toman banderas de Libre y desencadenan toda clase de improperios contra las personas que las nuevas autoridades de gobierno han considerado ser las idóneas para que dirijan cada una de las dependencias centralizadas y descentralizadas.

Es así como este jueves el turno en la picota ha sido para Carlos Bueso, quien fue nombrado como gerente de la Empresa Nacional Portuaria (ENP); pero como es bien sabido, las operaciones en el puerto están bajo concesión, por lo que el número de empleados directos con la ENP es muy escaso, no obstante, los protestantes, como decenas de millares más de hondureños sin empleo, consideran que tienen derecho a ser colocados y allí se aportaron.

“El objetivo es hacer que se respete el trabajo realizado por las bases de Libre durante los últimos doce años y específicamente los últimos cuatro años en os cuales nos mantuvimos firmes en las calles y en el proceso electoral”, dijo uno de los manifestantes.

“Ahora que tenemos a la presidenta Xiomara Castro de Zelaya, las bases de Libre están pidiendo una oportunidad de empleo en las estatales de nuestra ciudad y también exigimos la salida del señor Carlos Bueso de la Empresa Nacional Portuaria en la cual ha llegado a dividir el partido en lugar de unirlo”, agregó.

En ese sentido, los manifestes expresaron que, el gerente de la ENP le está dando prioridad a personas que militan en otros partidos políticos y gente que no ha trabajado por Libre.

“Está dejando que un montón de gente de otras ciudades entren a la Empresa Nacional Portuaria como empleados sin darle oportunidad a los porteños que estuvimos trabajando durante todo este tiempo en las calles y en las urnas”, comentó.

“El llamado es a nuestra presidenta para que haga acto de presencia o alguien en su representación y resuelva este problema que cada vez se está incrementando porque el pueblo se siente apartado de su gobierno”, expresó Papadas.

A este ritmo, lo que sucederá es que quienes exigen trabajo del gobierno, terminarán por exigir que regrese el Partido Nacional al poder, después de todo, cuando así sucedió durante los últimos 12 años no había estas exigencias, bien porque tenían empleo o bien porque tenían miedo a las represalias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.