Si el músico no puede hacer su show en la casa no tendrá aplausos

De ahí que la necesidad de proveer a la familia está haciendo que los músicos hayan comenzado a ‘tocar’ notas que no estaban en el ‘pentagrama’ de su reportorio artístico.

Prácticamente la emergencia por el Covid tiene paralizada la mayoría de las actividades de la sociedad, a excepción de unos cuantos, que están directamente relacionados a la respuesta por esta contingencia.

Y desde luego, los músicos no se cuentan entre ellos; por lo que igual a la mayoría de la población, la están pasando muy mal económicamente; pero para los músicos la esperanza es todavía más tenue. Así lo reconoce el cantante del grupo “La Gran Banda”, Marco Antonio “Tony” Castellanos.

“Para nosotros como artistas es muy difícil, lo digo así tajantemente, e independiente que nosotros como familia estemos, dentro de lo que cabe bien, yo sé que muchos colegas, compañeros no la están pasando bien, está muy difícil”.

“Y yo la verdad es que no le encuentro un norte, porque esto apenas comienza; porque después de todo esto el medio artístico será el último al que darán permiso para que la gente a pueda visitarnos, o contratarnos”, dijo sin ánimo pesimista, sino realista del orden lógico de prioridades al momento en que cada uno de los sectores vaya ir normalizando sus actividades.

Pero como dicen ‘al mal tiempo buena cara’. “Este es el momento en que nosotros tenemos que reinventarnos, yo les digo a nuestros colegas que el “show tiene que continuar”, entonces nosotros como artistas tenemos que ver qué forma encontramos por mientras se reabren las actividades, quizá buscar la forma de aprovechar las plataformas, las redes sociales y yo creo que este es el momento para que nos unifiquemos (el gremio artístico)”, manifestó castellanos.

“En este momento las redes sociales van a jugar un papel determinante para nosotros los artistas; es más, no solo para nosotros, yo creo que todo el mundo está usando las redes sociales para poder ofrecer sus productos y lo estamos haciendo”.

Por ahí asomó la idea de las fiestas virtuales, que es algo que ya se está dando en otros países. “Yo lo estuve viendo, se baja una aplicación, en que el ingreso tiene un costo de cinco dólares, entonces es algo diferente, y yo creo que en los próximos días vamos a hacer algo así”, adelantó Tony Castellanos.

Estimó que solo en San Pedro Sula unas 500 familias viven del arte de la música, pero hay que agregar a quienes les asisten a estos músicos como los técnicos, motoristas, ayudantes, etc. Así que fácilmente este número se multiplica, hablando solo de familias, para tener una idea del impacto que esta situación genera, solo en un sector.


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


cinco × 1 =