Serías denuncias salen desde el CEB Miguel Paz Barahona a vista de las autoridades educativas

Según denuncia presentada por la directora nombrada para el Centro Básico Miguel Paz Barahona (CBMPB), Dunia Mejía, indica que el sub director ha generado un ambiente en contra de ella al punto que no ha podido tomar posesión del cargo, todo porque la esposa de él, también aspiraba al cargo.

“Ellos aducen que los padres de familia no le dan cabida en la institución porque manifiestan una serie de epítetos que no han sido capaces de probar, porque para ello tienen que hacerlo en los tribunales de la República”, expresó la directora nombrada.

«Entonces un grupo de docentes y el sub director se han dado a la tarea de no enviar ni un tan solo informe a su servidora, según ellos obligados por los padres de familia. Los que somos docentes en el sistema educativo nacional sabemos que eso es imposible, el padre de familia no tiene injerencia en la parte administrativa y pedagógica, sí comparte la toma de decisiones, pero no le ordena a un subdirector que no le envíe un informe, eso es totalmente un adefesio legal”, dijo la licenciada Mejía.

Ella manifestó que de todo esto ha dado parte a las autoridades superiores pero que por alguna razón no ha dado ninguna respuesta.

La directora nombrada recordó que varios profesionales concursaron al cargo, entre ellas la esposa del subdirector del Centro Básico Miguel Paz Barahona (CBMPB) y que a la vez se desempeña como directora distrital, pero que le interesaba llegar a laborar al mismo centro de trabajo de su esposo.

“Ella me llamó y me pidió que yo declinara de ir a ese centro educativo porque ella tenía interés de ir a ese mismo centro educativo trabajando junto a su esposo. Ante mi negativa debo decirlo, se ha venido una campaña en mi contra para no dejarme llegar a la institución”, denunció Mejía.

Entre las muchas anomalías que ese grupo ha generado, está la creación de un certificado que no cuenta con la firma de la directora nombrada, por lo tanto, las notas allí reflejadas no tienen validez legal y al momento dado, será un problema para cada padre de familia cuando ese certificado sea rechazado para las diligencias que el interesado desee realizar.

“Y en ese certificado no aparece la firma de la directora distrital, que es la licenciada Dunia Martínez y no aparece la firma de su servidora, sino que la del subdirector de la escuela, cuando la ley le otorga esa facultad solo en caso de ausencia de la directora, pero ella no está ausente, es que él con un grupo de su personal y un grupo de choque de padres de familia no me ha dejado entrar a la institución para que yo pueda desempeñar mi labor”.

Esto obligó a la licenciada Mejía a presentar formal denuncia ante el Ministerio Púbico, por la transgresión de los derechos a los educandos. “Yo me presenté este día al Ministerio Público a denunciar el hecho que no están ingresando las notas en la plataforma debida, porque si finaliza el año lectivo y estos niños necesitan trasladarse a otro centro educativo, me voy a ver en problemas como la autoridad, porque al final van a decir que yo soy la responsable”.

“Entonces hice el asentado en las oficinas del Ministerio Público que yo he hecho todos los trámites respectivos, presenté los oficios donde les pido que me envíen la información y las gestiones que he hechos ante las autoridades para que quede constancia que no es mi responsabilidad”, expuso.

Ha llegado al grado de abuso de autoridad tal, de despedir a una maestra de español, de noveno grado que son los que al siguiente año ya van a carreras diversificadas.  Solo porque la maestra decidió estampar su firma en los certificados junto a la de la directora nombrada.

“Sabe cuál fue la recompensa que recibió, en un claro abuso de autoridad, por que el subdirector no dispone del recurso humano del centro educativo, eso le corresponde a la dirección del centro. La ha retirado del centro educativo, le ha retirado su carga académica, una maestra especializada en la asignatura de español, con 20 años de experiencia”.

Deploró que por esa situación ahora esa clase sea impartida por profesionales de otras áreas no pedagogos. Denunció otro caso de similar gravedad; es que habiendo una maestra especialista en matemáticas, contrataron a otra persona desde afuera delcentro educativo para impartir la clase.

“Hay una docente en el centro educativo, especialista en matemáticas, que no está impartiendo la clase de matemáticas y tienen contratado un docente de matemáticas que el sueldo es pagado por los padres de familia en forma arbitraria”, denunció.

Si todo esto pudiera parecer anormal, que tal esto.  Allí se encuentran un rebaño de ovejos, nadie se puede explicar por qué al interior de esta escuela, ubicada en plena ciudad de San Pedro Sula, hay un criadero de ovejos.

Quizá alguna de las autoridades educativas pueda explicar cómo es que una escuela se convierte en criadero de ovejos.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *