Sencillo secreto llevado hasta la tumba deja a empresa en graves problemas

Un empresario que falleció en días recientes, no dejó ni rastros acerca de la contraseña para acceder a 126 millones de euros en criptomonedas.

Gerald Cotten, CEO de la empresa QuadrigaCX, era la única persona que tenía acceso al monedero donde se almacenaban millones de dólares en criptomonedas. Ahora, tras su repentina muerte, su organización está en serios problemas porque no puede acceder al dinero.

Con su repentina muerte y los problemas surgidos a raíz de ésta, el banco de cambio de criptomonedas ha adquirido una gran deuda con sus clientes y se ha declarado en bancarrota. Según los documentos presentados en Canadá, QuadrigaCX, debe unos 250 millones de dólares canadienses, unos 166 millones de euros, a sus clientes.

En un intento por proteger el dinero, el fundador lo movía regularmente a un monedero protegido con contraseña y desconectado de Internet, con el objetivo de evitar el robo del mismo en caso de un hackeo.

Cotten era el único responsable de la seguridad de los fondos de sus clientes, por lo que, si hackeaban la empresa o los perdía él sería el único culpable. Lo que nadie esperaba es que Cotten falleciese por complicaciones de la enfermedad de crohn el pasado diciembre de 2018 mientras abría un orfanato en India.

contraseña tumba bitcoin
Gerald Cotten, fundador de Quadriga CX

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*