Se lo dejaron quitar y los capitalinos todavía no saben qué harán sin el Toncontín

Eso en referencia a lo económico, pues como se sabe, la capital no goza de suficientes fuentes de empleo, siendo el Estado el mayor empleador, de tal forma que la expulsión del Toncontín como aeropuerto internacional, será un duro golpe a la economía pues no solo se trata de los empleos directos en las terminales de pasajeros y de carga, sino también, la gran cantidad de empleos indirectos en diversas áreas que suman millares.

Por ello el expresidenciable por el Pinu, Olban Valladares criticó que Cerrar este aeropuerto será un acto imperdonable. “No podemos cerrar el Aeropuerto de Toncontín, sería el delito más grande e imperdonable que se le puede cometer a la capital, ya que muchas familias dependen de esta zona”.

El Aeropuerto de Toncontín satisface la demanda de los usuarios del Oriente y sur del país, por lo tanto, la capital no se puede quedar sin pista alternativa que sirva de pista de emergencia, puntualizó.

Señaló en cuanto a las decisiones de Toncontín, la nefasta administración de los últimos tres Gobiernos que ha tenido Honduras, también el abuso de poder y el posicionamiento político en buscar intereses personales y no del bien común de la ciudadanía.

Hoteles, restaurantes, tiendas de artesanías, taxistas, entre otros, serán las personas que resultarán afectados con el cierre de Toncontín; y cuyo impacto aún no ha sido estimado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve − uno =