Se critica al Periodista, pero se exige Libertad de Expresión, Doble Moral…

Por: Carlos Martínez Z.

Día del Periodista Hondureño, día para celebrar, de protestar o más bien de reflexionar, esta última porque nuestra profesión en los últimos años es la más criticada por todos los sectores: políticos, económicos, sindicales y todo aquel que quiere hablar mal del periodismo.

Al periodista se le pone en una lista de catálogo, nos miden de acuerdo a como hablamos de X o Y tema, si opinó bien o mal de determinado partido político, si defiendo o no a la empresa privada o por qué sencillamente doy a conocer lo que siento y pienso. 

Ósea los periodistas según un sector de la  población, debemos someternos a  su agenda diaria, a determinados intereses o grupos, para que estos decidan de que se habla y de que no, nos quieren ver como máquinas que ellos tienen la libertad de programar a su antojo. 

Da risa y frustración como hay sectores en Honduras que se rasgan las vestiduras supuestamente defendiendo la Libertad de Expresión, pero cuestionan a los medios y a los periodistas de lo que informan u opinan.

La mayoría en Honduras despotrica contra los periodistas, pero si quieren que estos estén a su servicio cada vez que les conviene, para denunciar, para atacar o para que se les apoye en determinada causa.

El periodista es una persona común y corriente, con sueños, sentimientos, con alegrías y tristezas el que tiene derecho a apoyar a un equipo de fútbol, a un partido político,  a pertenecer a determinada iglesia, pero una parte de nuestra sociedad quiere imponerle hasta lo que debe de comer el comunicador.

Basta ya de hipocresía y de doble moral hacia el periodismo hondureño, cada profesión tiene sus pro y sus contras, pero al médico hay que tratarlo con guante blanco, al maestro con respeto y qué decir de los ingenieros, arquitectos o cualquier otra profesión todos inmaculados, pareciera que es pecado ser periodista.

Cristo dijo que arroje la primera piedra el que esté libre de pecado, en este caso sería que critique al periodista el que esté libre de pecado, vivimos en un mundo imperfecto donde lo que ocupamos es tolerancia, si eres perfecto y estás libre de pecado critícame, eso si, no te molestes cuando hagan lo mismo contigo.


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*