Se ciernen dudas sobre confuso incidente en donde un policía dio muerte a menor de edad

El hecho sangriento se produjo el sábado anterior en el municipio de Choloma, en donde según la versión policial un vehículo en el que se transportaban dos personas, al momento de llegar a un retén policial no atendió señal de parada, dándose a la fuga, por lo que hubo persecución policial.

El mismo informe preliminar policial indicó que tras persecución, los policías hicieron disparos de advertencia, pero que lamentablemente uno de ellos dio en la humanidad de la persona que iba sentado al lado del conductor.

Un comunicado de prensa emitido ayer lunes por la Secretaría de Seguridad confirma la versión inicial que hubo una persecución, que se hicieron disparos disuasivos, que pusieron el expediente investigativo a la orden del Ministerio Público y que el agente involucrado tendrá acompañamiento jurídico.

Esta versión oficial, para nada es coincidente con la que ofreció la defensora legal de la familia de la víctima, abogada Helen Espinoza. “En virtud que la policía en ningún momento le dio persecución a mi representado, es en este caso el joven que murió a manos de ese policía”, comenzó diciendo.

“Y él únicamente se conducía como copiloto del motorista de dicho vehículo, por lo que sorprendió a nosotros como apoderados legales, que el policía le haya disparado a esta persona, sin ni siquiera recibir amenaza por parte de mis clientes, que les disparó sin tan siquiera requerirlos , ni siquiera que bajaran del vehículo”, manifestó la profesional del derecho.

“Sino que de una vez se le puso a la par del vehículo, que ya estaba estacionado y empezando a disparar, perdiendo la vida el joven Juan Carlos Dávila, quien solo contaba con 17 años; por lo que sorprende que la Secretaría de Seguridad manifieste que fue una persecución, como si nuestros clientes hayan cometido algún delito, entonces es sorprendente que la policía actúe de esa forma”, señaló la abogada Espinoza.

Ella aclaró que ninguno de los dos ocupantes del vehículo portaba armas de ningún tipo, sin embargo fueron agredidos sin justificación. “Fueron dos disparos, uno impactó en el vehículo y el otro en el cuerpo del joven, por lo tanto no pueden ser considerados como disparos de persuasión como manifiesta la Secretaría de Seguridad” dijo.

Recalcó que la jefatura policial de Choloma fue muy renuente a realizar la remisión del expediente al Ministerio Público. “Entonces tuvimos que hacer otras diligencias a efecto que pudiera remitirse dicho imputado al Ministerio Público y posteriormente al Tribunal, ya que la denuncia la calificaron al inicio como lesiones, cuando la bala daño órganos vitales al muchacho”.

Desde el sábado que ocurrió este hecho sangriento, el joven se debatió entre la vida y la muerte, hasta que este lunes falleció en horas de la mañana.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


18 − 3 =