Sampedrana empodera negocio de repostería desde la cocina de su casa en medio de la crisis del COVID-19

Karen Castro, emprendedora sampedrana.

«Tenemos que salir ganadores de esta crisis», con esta frase Karen nos deja conocer a una mujer positiva y persistente, ella es una emprendedora residente en el sector Rivera Hernández de San Pedro Sula, y busca mantener vivo su emprendimiento en tiempos de coronavirus.

Los emprendedores han sido el grupo más afectado durante la crisis de la pandemia del COVID-19 en Honduras, por eso es importante resaltar el esfuerzo que muchos compatriotas hacen desde sus comunidades, por continuar con sus negocios vivos.

Karen Castro, es una emprendedora en el rubro de Panadería y Repostería y nos comenta:

«La situación del coronavirus nos está afectando bastante a los emprendedores, pero gracias a Dios, estos días he promocionado más mi negocio entre mis vecinos y amistades, mis productos han tenido aceptación y durante estas semanas he estado vendiendo con servicio a domicilio, tomando todas las medidas de seguridad durante la preparación y en la entrega».

 

Por increíble que parezca, en medio de esta crisis, Karen se ha visto en la urgencia de subcontratar a otra persona para que se encargue de las ventas, y así ella poder dedicarse a hacer pasteles, en la cocina de su casa, y es que, para el día de la madre, había recibido un total de 25 pedidos para pasteles.

Conseguir la materia prima, es el gran dilema que enfrenta esta emprendedora, que en días normales debía tomar un autobús y viajar durante una hora para llegar al centro de San Pedro Sula y poder abastecerse.

“Para poder cumplir con las ordenes de pasteles este pasado fin de semana, que me habían llegado por el día de la madre, me toco arriesgarme con mi esposo, para salir a surtirme de lo que necesitaba, sin el permiso de circulación, afortunadamente no tuvimos problema”, señala Karen.

Otro factor que pone piedras en el camino de los emprendedores en Honduras, son los cortes de energía eléctrica. El sábado previo al día de la madre, Karen empezaba a trabajar en los pedidos que iban llegando, sin embargo, desde las 10 de la mañana hasta la madrugada del domingo 10 de mayo, hubo un corte de energía que le impidió continuar.

Pero eso, no significo un obstáculo para Karen, quien también es madre de dos niños, y celebro ese día horneando pasteles, desde las 5 de la mañana para poder cumplir con todos los pedidos y nos comenta:

“La verdad gracias a Dios siempre tengo pedidos, pero como ese día no entonces son oportunidades que no podemos desaprovechar, a parte que si a un cliente se le queda mal es cliente que ya no regresa y tan poco va a dar buenas referencias de uno, entonces hay que seguir y hacer las cosas bien cada día innovando y mejorando”, puntualiza Karen.

Ahora Karen nos dice:  «me siento súper feliz porque esto es lo que amo hacer entonces trato de hacer lo con toda la dedicación del mundo y hacerlo bien, y confió en Dios siga abriendo puertas porque quiero seguir expandiendo mi negocio y hacer un local por que trabajo en la cocina de mi casa y no es muy espacioso para cuando tengo muchos pedidos”, concluye Karen.

Ella es una beneficiaria del componente generación de ingresos, del Proyecto GENESIS de la Fundación Nacional para el Desarrollo de Honduras con fondos de la Agencia de los Estados Unidos para el desarrollo internacional, USAID.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


17 − 10 =