Salud teme que la ‘mayor goleada’ del partido contra EEUU esté por venir

No obstante que, con todo y la alta incidencia de la pandemia, en especial en la zona norte, las autoridades hondureñas decidieron que para ese encuentro deportivo sería manejable el ingreso de unos 18 aficionado, por lo que se pudo apreciar la cantidad fue mucho mayor.

Ese lleno casi total del estadio, tiene preocupadas a las autoridades de salud, ya que al  calor del gol marcado por Brayan Moya a los 27 minutos, a muchos aficionados se les olvidaron las medidas de bioseguridad, el uso de su mascarilla y el distanciamiento que cada uno debía tener para poder estar seguros dentro del recinto.

El epidemiólogo Fidel Barahona, estimó que dentro del Olímpico se encontraban reunidas al menos 35 mil personas, “el problema lo vamos a tener dentro de unos 6 días, tal y como paso en el salvador que 6 días después del partido contra Estados Unidos tienen una gran cantidad de casos”, puntualizó.

Así mismo Barahona afirmó que, nuestro país no tiene las condiciones para albergar en los triajes y hospitales a tantas personas si llegara a haber un repunte de casos.

Las autoridades sanitarias creen que el haber abierto las puertas del estadio en plena pandemia, fue una pésima decisión ya que nos encontramos ante la variante «Delta», conocida por ser una de las mutaciones mas contagiosas del covid-19 y que en nuestro país ha cobrado la vida de muchas personas incluyendo embarazadas y niños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − 20 =