Rusia y Ucrania: el «amenazante» discurso de Putin en el que puso en duda la soberanía del país vecino

6D5JQZSZR47FFW4H6SL4EI6JRI

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, puso en duda la soberanía de Ucrania en un discurso que ha hecho sonar las alarmas en Occidente.

En una intervención de casi una hora de duración realizada este lunes, Putin manifestó que el país vecino «nunca tuvo una tradición de Estado genuino» y que, realmente, fue «creado» por Rusia.

Durante el discuro, calificado de «alarmante» y «amenazante» por analistas y políticos internacionales, Putin también reconoció la «independencia» de dos regiones separatistas de Ucrania, en un acto que hace temer una potencial intervención.

Horas después de una reunión con los ministros de su Consejo de Seguridad, quienes uno a uno se mostraron favorables a la decisión, Putin anunció que su país pasa a reconocer a Donetsk y Luhansk, controladas por separatistas prorrusos desde la guerra de 2014, como «repúblicas».

El paso, según los analistas, permite que Rusia envíe sus tropas hacia esos territorios, que para la comunidad internacional son parte de Ucrania.

Y en efecto, poco después se conoció que Putin ordenó el envío de «tropas de pacificación» hacia las dos regiones.

El discurso

El discurso fue usado por Putin para expresar nuevamente su pesar por la caída de la Unión Soviética y lamentar que se permitiera la independencia de las repúblicas que la integraban.

«Les dimos a estas repúblicas el derecho a salir de la Unión sin términos ni condiciones. Eso fue una locura», dijo, a la vez que consideró que a su país «le habían robado» tras el colapso de la URSS.

Pero el mandatario ruso fue aún más enfático con Ucrania, a quien pareció definir como un Estado ruso.

«Permítanme enfatizar una vez más que Ucrania para nosotros no es solo un país vecino. Es una parte integral de nuestra propia historia, cultura, espacio espiritual», dijo.

Acusó, además, al gobierno de Ucrania de ser un «títere» de EE.UU. y alegó, sin fundamentos, que los ucranianos están siendo «brutalizados» por sus dirigentes y que el país podría obtener armas nucleares y representar una amenaza mayor para Rusia.

Calificó de corruptos a los políticos ucranianos y pintó una escena surreal del país, similar a la que han ido presentando desde hace semanas medios prorrusos, sin argumentos reales.

En su visión personal de la historia, se refirió al exlíder comunista Vladimir Lenin como el «autor y arquitecto» de Ucrania y amenazó al país vecino por intentar borrar el legado comunista.

«¿Entonces quieres la descomunización? Eso nos conviene. Pero no nos detengamos a mitad de camino. Estamos preparados para mostrarte cómo es la verdadera descomunización».

Fuente BBC Mundo

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

doce + dieciocho =