Río Motagua: La posible demanda que podría plantear Honduras contra Guatemala por la contaminación en Omoa

3C35B105-4620-4ED5-8603-06D00DD5AFDF

En el Congreso de Honduras se ha iniciado un proceso que podría terminar en una demanda internacional contra el Estado de Guatemala por la contaminación ambiental generada por millares de toneladas de desechos que arrastra el río Motagua, hasta las playas de Omoa y Puerto Cortés, en el departamento hondureño de Cortés.

Carlos Umaña, uno de los diputados ponentes de la iniciativa de ley, explicó a Prensa Libre de Guatemala que lo que se busca es que el Congreso apruebe un decreto para la integración de una fuerza de tarea entre la municipalidad de Omoa, la Secretaría de Ambiente y la Procuraduría General de la República, para que a través de la asesoría de un bufete internacional encuentre la vía de la demanda contra el Estado guatemalteco.

Esa propuesta de ley contempla el financiamiento para la contratación de la firma internacional de abogados que asesore a la fuerza de tarea y también busca asignar fondos a la municipalidad de Omoa para los gastos de limpieza de las playas.

Los motivos

“La parte diplomática ya se agotó. Guatemala viene con excusas desde hace varios años sobre que va a controlar esta emisión de basura que viene desde el vertedero de la zona 3 de la Ciudad de Guatemala, y que a través del río Las Vacas desemboca al río Motagua hasta las playas de Omoa”, dijo Umaña.

“Lejos de disminuir la cantidad de basura, que antes solo era evidente durante dos meses al año, ahora la contaminación es permanente. Se ha tenido varias reuniones de tipo diplomático y Guatemala no hace nada al respecto, entonces vamos a tratar de pasar a la parte legal”, agregó.

Según Umaña, los residuos que recoge el Motagua en sus 487 kilómetros de longitud, desde Quiché, hasta Punta de Manabique, y que luego contaminan las playas hondureñas, se debe principalmente a la falta de gestión adecuada de la basura del vertedero de la zona 3, que arrastra desechos sólidos a través del río Las Vacas.

En marzo pasado, los hondureños también habían contemplado demandar a la Municipalidad de Guatemala, por ser la responsable de gestionar el vertedero de la zona 3, sin embargo, esta demanda no se habría concretado.

“A momento, el Departamento Jurídico de la Municipalidad de Guatemala no ha recibido notificación de alguna posible denuncia al respecto”, dijo Lucía Tello, comunicadora de la comuna capitalina.

Diplomacia

Las autoridades guatemaltecas, por su parte, desmienten que se haya agotado la vía diplomática y, por el contrario, indican que se mantienen las mesas técnicas de trabajo, así como una agenda de acción entre ambos gobiernos.

“Por el momento desconocemos sobre este tema en particular. Lo que si le puedo confirmar es que el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN) mantiene una comunicación estrecha con las autoridades de ambiente de Honduras”, refirió Yecenia Enríquez, asesora de comunicación social y protocolo del MARN.

“Lamentamos las afectaciones que ha sufrido el hermano pueblo hondureño por los recientes incidentes climáticos, particularmente en el Valle de Sula (Atlántico) y en los departamentos fronterizos con Guatemala, siendo tres de ellos parte de la Cuenca del río Motagua”, expresó el ministro de Relaciones Exteriores, Mario Búcaro.

“No se han agotado los esfuerzos y coordinaciones técnicas de los entes rectores ni la vía diplomática por decisión de ambos gobiernos. Los trabajos técnicos avanzan positivamente de forma bilateral, por medio de los entes rectores son los ministerios de ambiente y el acompañamiento de las cancillerías de manera profesional y científica”, agregó Búcaro.

El canciller adelantó que el próximo 25 de octubre se llevará a cabo en el país una reunión entre cancillerías de Guatemala y Honduras, y representantes de los entes rectores del ambiente, donde el tema sobre “gestión ambiental integral de la Cuenca del río Motagua”, es un tema de agenda.

Por su parte, Oscar García, director de Desechos Sólidos de la Municipalidad de Guatemala, indicó que la comuna trabaja en el esfuerzo de aportar solución a la problemática, por lo que trabajan en un plan de tres fases. La primera consistió en un dictamen de cierre técnico del vertedero de la zona 3.

“El cierre técnico no es un cierre definitivo o una clausura del lugar, es un cierre de la operación de recepción de desechos, cambio y recuperación del uso del suelo, incluyendo reforestación, reciclaje, separación de residuos, mantenimiento, cuando llega a cierta altura”, explicó.

García dijo que, por ahora, se encuentran en la segunda fase del plan, que es la de transición, que consiste en proyectos de mitigación, para llegar a la tercera fase, que es impermeabilización y la construcción de una planta de tratamiento de lixiviados. “Y en la mesa técnica que se está trabajando, se está a la espera de actualización de los estudios para una reubicación”, concluyó.

Impacto económico

Umaña dijo que el problema de los desechos arrastrados por el río Motagua a las playas hondureñas, impacta negativamente la economía de las comunidades afectadas, principalmente en lo referente al turismo. Más allá de eso, también representa un peligro biológico, ya que se han encontrado desechos hospitalarios. Adicional, la basura ha comenzado a llegar hasta Roatán, en las Islas de la Bahía, lo que supone un riesgo para las barras de coral.

Sandra Cárdenas, coordinadora Regional de Centro de Estudios Marinos de Honduras, opinó que, para las municipalidades de Omoa y Puerto Cortés, supone un alto gasto el tener que disponer permanentemente de retroexcavadoras y máquina pesada para limpiar constantemente las playas.

Los negocios han tenido que contratar personal adicional para limpiar el sector y así retener el turismo. Asimismo, Cárdenas, dijo que unos 1 mil 500 pescadores se han visto afectados, ya que los desechos les impide salir a pescar, y porque la concentración de plásticos y microplásticos debajo de los arrecifes ha mermado la población de peces.

El proceso

Según Umaña, la propuesta de ley fue ingresada a la Comisión de Dictamen del Congreso de Honduras, esta la analizará y de emitir una opinión favorable, la envía a la Junta Directiva del legislativo, que lo agendará para ser conocida por la asamblea en dos debates para su aprobación. Este proceso podría llevar unos dos meses.

Umaña dijo que, en este lapso, las autoridades guatemaltecas pueden demostrar su interés por resolver el problema y acercarse, y eventualmente evitar la demanda, toda vez, exista un compromiso real.

Tomado de Prensa Libre de Guatemala

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *