Relato: Empezaron a golpear a familias y niños indiscriminadamente

IMG-20220306-WA0011

«Empezaron a golpear a familias, a niños y mujeres de forma indiscriminada y eso fue el punto de no retorno»; golpeado en lo anímico tras la peor experiencia en su vida, Willy Sepúlveda, aficionado del Atlas, aseguró que la agresión que sufrieron en el Estadio Corregidora se debió totalmente a la ausencia de seguridad, en un duro relato de lo que sucedió la tarde del sábado.
«Pongo como principal responsable a la Secretaría de Seguridad del estado de Querétaro por haber subestimado el riesgo, por únicamente haber colocado policías estatales afuera y adentro únicamente seguridad privada que no estaba capacitada», mencionó tajante Sepúlveda en entrevista con Mediotiempo.
Explicó que en una de las dos puertas laterales dentro del estadio, donde se ubicaba la afición de los Zorros, solo había «dos señoras de entre 40 y 50 años» encargadas de cuidarlos «que cuando vieron que el pleito estaba escalando, una de ellas se puso a llorar», lo que aclara la falla en el protocolo de protección para los aficionados.

¿Como empezó la trifulca en el Querétaro vs. Atlas?

Señaló que no percibió con certeza cómo iniciaron las hostilidades, aunque dejó claro que «no hubo provocación de nosotros», más allá de los tradicionales cánticos en los que cada barra toma partido y lanza burlas hacia los oponentes.
Lo que sí percibió con claridad fue cómo barristas de la Resistencia Albizaul recorrieron «todo el campo» para ir a agredirlos, por lo que optaron por ingresar a la cancha con la idea de que ahí estarían seguros, algo que no sucedió.
«Hubo un momento en el que estaba escalando, que ese grupo de personas estaba acércandose a nosotros y a final de cuentas se logró abrir el enrejado. Lo que hice fue correr de la rampa a la cancha, pero más tarde llegaron los barristas del Querétaro. Empezaron a golpear a familias, a niños y mujeres de forma indiscriminada y eso fue un punto de no retorno», señaló. Tomado MediotiempoIMG-20220306-WA0010

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

9 + veinte =