Reino Unido impone obligación de un test negativo de Covid-19 a todos los viajeros que lleguen de cualquier país

FILES-BRITAIN-HEALTH-VIRUS-TRANSPORT-TRAVEL


Gran Bretaña está endureciendo los controles fronterizos para bloquear nuevas variantes de COVID-19, suspendiendo todos los arreglos de "corredores de viaje" que habían significado que las llegadas de algunos países no requerían cuarentena ni test negativos.

El primer ministro Boris Johnson está luchando para controlar una tercera ola del virus y evitar el colapso del servicio de salud, mientras también se apresura a vacunar a millones de ciudadanos cada semana.

"Lo que no queremos ver es todo ese trabajo duro que se deshace con la llegada de una nueva variante que destruye las vacunas", dijo en una conferencia de prensa, explicando el final de los corredores de viaje al menos hasta el 15 de febrero.

Los cambios en las reglas entran en vigencia a las 0400 GMT del lunes y significan que todos los pasajeros deben tener una prueba de coronavirus negativa reciente y pasar inmediatamente al aislamiento al llegar.

El aislamiento dura 10 días, a menos que el pasajero dé negativo después de cinco. El jueves, Gran Bretaña prohibió las llegadas desde Sudamérica, Portugal y algunos otros países por temor a una variante detectada en Brasil.

Gran Bretaña ya ha sentido los efectos de las mutaciones en el virus de primera mano. Una variante descubierta por primera vez en Inglaterra ha demostrado ser más transmisible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.