Regresan las procesiones y actos religiosos de Semana Santa a las calles de Honduras

honduras-holy-week-and-easter-carpets

El 10 de abril la Iglesia Católica dará inicio a la Semana Santa, el tiempo litúrgico más importante en la vida cristiana, con la celebración del Domingo de Ramos, que recuerda la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén.

Este año la Diócesis de San Pedro Sula anunció que regresan las procesiones, siempre y cuando  si los párrocos lo deciden.

Recordemos, durante el 2020 en plena pandemia se cancelaron los actos religiosos presenciales, pero en 2022 monseñor Ángel Garachana emitió directrices especiales a todas las parroquias.

«Queda a discreción del párroco, con el equipo de liturgia, celebrar la procesión de Ramos fuera del templo, por las calles y en caso de no hacerla harán una adaptación de la entrada solemne», dijo.

Es lo que se hará en la mayoría de parroquias, incluyendo la catedral y en la Guadalupe. El sacerdote con algunos ministros harán la procesión de entrada y se colocan en la parte delantera del presbiterio. Desde ahí se lee el evangelio de la entrada del Señor en Jerusalén y se bendicen los ramos y continua la misa.

Regresan las palmas a la Catedral de San Miguel

Después de dos años de restricciones por pandemia (2020-2021), las palmas de coyol volvieron a adornar la Catedral San Miguel Arcángel, situada frente a la plaza central en Tegucigalpa; donde más de un centenar de campesinos provenientes del sur de Francisco Morazán y Choluteca, llegan para vender por tres días sus ramos a los creyentes católicos.

Frente al legendario templo, construido en 1786 en la capital hondureña, niños, jóvenes, adultos, ancianos y familias enteras, se ubican para armar los ramos de coyol, mismos que después son ofrecidos a los ciudadanos que transitan por el lugar, y que los pueden adquirir a un costo de 10, 20, 30 y 40 lempiras.

Este día se llama «Domingo de Ramos» o «Domingo de Pasión»

El primer nombre proviene del hecho que se conmemora la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, cuando la multitud lo recibió con hojas de palmas (Juan 12:13).

El segundo nombre proviene del relato de la Pasión que se lee este domingo. Porque de no ser así no se leería en un domingo, ya que en el próximo la lectura tratará sobre la Resurrección.

Según el documento del Vaticano “Carta circular sobre la preparación y la celebración de las fiestas pascuales” (Carta de fiestas pascuales) de 1988, el Domingo de Ramos “comprende a la vez el presagio del triunfo real de Cristo y el anuncio de la Pasión”. “La relación entre los dos aspectos del misterio pascual se han de evidenciar en la celebración en la catequesis del día”, agrega.

La procesión puede tener lugar solo una vez, antes de la Misa. Puede realizarse el sábado o domingo.

“La entrada del Señor en Jerusalén, ya desde antiguo, se conmemora con una procesión, en la cual los cristianos celebran el acontecimiento, imitando las aclamaciones y gestos, que hicieron los niños hebreos cuando salieron al encuentro del Señor, cantando el fervoroso ‘Hossana’”, detalla la Carta de fiestas pascuales.

No es necesario utilizar hojas de palma en la procesión, también se pueden utilizar otros tipos de plantas locales como el olivo, sauce, abeto o de otros árboles.

Según el Directorio sobre la Piedad Popular y la Liturgia: “A los fieles les gusta conservar en sus hogares, y a veces en el lugar de trabajo, los ramos de olivo o de otros árboles, que han sido bendecidos y llevados en la procesión”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diez + doce =