Refugiado en España: Periodista Milthon Robles teme estar condenado a no regresar a Honduras

Screenshot_20220609-021004_2


  • En siete u ocho días, al comunicador intentaron asesinarlo seis veces, después de una investigación de maras y pandillas.

El periodista de investigación, Milthon Robles, quien desde hace unos años permanece refugiado en España, luego de varios intentos de asesinato en su contra en Honduras, relató por primera vez su historia en el programa “La Tertulia”, donde además manifestó su temor de estar condenado a no regresar a su país.

Con la tranquilidad que lo caracteriza, el comunicador hondureño, contó en el programa dirigido por el periodista Carlos Martínez, en el cual él también forma parte y su colega Margie Arauz, como un día tuvo que dejar el país que lo vio nacer.

“Realmente nadie quiere salir de su tierra, aún el inmigrante; realmente nadie quiere salir de su entorno”, comenzó diciendo Robles.

Relató que sus problemas comenzaron en el año 2009, para el golpe de Estado a Manuel Zelaya; él estaba contra de lo que ocurrió, pero también estuvo en desacuerdo con algunas irregularidades en el gobierno del expresidente, lo que para él lo hacía más vulnerable.

Recordó que en ese entonces trabajaba en un programa de un canal local, es decir de San Pedro Sula, y fue cuando empezó la persecución en su contra.

Vivía en la colonia Lomas de Las Cascadas, donde desconocidos fueron a disparar a su casa “y los más terrible es que ni siquiera supe quién era porque desde mi posición, era bastante complicado”, comentó.

Para España, el comunicador se fue en el 2016, pero antes de eso, manifestó que ya había estado en el exilio. “En el 2010 tuve que irme a Guatemala durante una persecución que hubo, luego del golpe de Estado y allá estuve trabajando en una radio local”, recordó.

Memorizó que en Honduras desde que estaba en bachillerato, ejercía la carrera, pero fue años  después que se graduó.

 “LOS PECES GORDOS”

El comunicador recordó que realizó una investigación acerca de maras, pandillas y extorsión, pero buscó testimonio de víctimas y de exmiembros de esos grupos criminales. El próximo año se estaría publicando un libro con más detalles de la investigación.

“Obviamente eso trascendió porque empezaron a salir nombres de peces gordos, nombres de gente importante del anterior gobierno y gente que sigue en el Congreso Nacional, gente que sigue vinculada a la empresa privada, y otros temas de alta envergadura dentro del país, y empezaron las amenazas”, reveló.

Detalló que primero comenzaron con llamadas vía teléfono, de números desconocidos. “Hacían llamadas de Guatemala, de Chile, de Colombia y ya me tenían localizado donde vivía”, afirmó.

Comentó que por presiones hicieron que dejara la radio para la que trabajaba. Con la investigación que hizo, Robles logró conseguir fotocopias de depósitos de cheques a personas con nombres y apellidos.

“Todo se acrecentó ya en diciembre del 2015, ya no fueron unas simples llamadas ni mensajes de Whatsapp o correos electrónicos, ya empezaron a hackear mis redes, ya empezaron a perseguirme, ya me sentía totalmente vulnerable”, agregó.

Amplió que denunció a Derechos Humanos lo que le estaba ocurriendo, pero no le hicieron caso. Su caso llegó a ser conocido por organismos internacionales.

Presentó la primera denuncia para enero del 2016, en la Fiscalía de Derechos Humanos, pero todo quedó solo en el papel que le dieron.

En un inicio, comentó que solicitó asilo para irse para Alemania en San Pedro Sula, pero le dijeron que podía tardar entre ocho y 14 meses, y era probable que no se la aprobaran.

Después, con ayuda de organismos internacionales obtuvo asilo temporal en España y posteriormente definitivo.

“FUE SECUESTRADO”

Antes de lograr llegar a España, dijo que un término de entre siete u ocho días, intentaron asesinarlo seis veces.

Una de ellas, fue secuestrado a la salida de un centro comercial por tres hombres que le  cubrieron la cabeza, y lo subieron a una camioneta, pero para su fortuna, tiempo después lo lanzaron desde el vehículo frente a su vivienda. Le robaron el celular y otras pertenencias.

Esa fue una de las tantas veces que lo atacaron, pues antes le dispararon en otro sitio, pero logró escapar en un taxi. También intentaron atropellarlo, el mismo vehículo; una camioneta negra, sin placas.

Ahora todo eso es solo un mal recuerdo, pues se encuentra sano y salvo en España, aunque sueña con regresar y sentirse seguro en Honduras, pero teme que eso no ocurra, pues por redes sociales ha intentado comunicarse con la presidente Xiomara Castro, para que le ayude, sin embargo no ha recibido respuesta.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.