¿Qué es cierto y qué no en la liberación provisional de Rosa Elena Bonilla de Lobo?

Captura rosa


El abogado penalista, con 15 años de carrera judicial, Ramón Barrios, vierte luces en torno a este tema, oscurecido con intenciones de marcada polaridad, ayudan a ver con mayor claridad el por qué de esta decisión jurídica.

Para iniciar, Barrios descartó relación alguna entre la decisión del Tribunal Anticorrupción y el nuevo Código Penal. “Primero que el nuevo Código Penal no tiene nada que ver en este asunto”, expresó de forma tajante para salir al paso de algunas interpretaciones erróneas que lo expresan.

Por lo tanto, ni el Código en si, ni algunas de las reformas sirvieron para beneficiar con la libertad a la exprimera dama, dijo el abogado Barrios, quien además aclaró. “Hay que decirlo, no es que queda en libertad definitiva, sino que el término jurídico correcto es, Rosa Elena de Lobo se va a defender en libertad, porque sigue con el proceso”.

El abogado Barrios recordó que la exprimera dama había sido condenada con una sentencia definitiva por el Tribunal del Circuito Anticorrupción. Sobre esta sentencia condenatoria “sus abogados defensores interpusieron un recurso de casación”, lo cual es perfectamente legal y un derecho al que puede recurrir todo imputado.

El mismo es resuelto por la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia y una vez revisado “decide casarlo con forma”, dijo al momento que explicó que las casaciones se dan por tres causales: por forma, por fondo, o por precepto constitucional, en este caso se dio por forma, reforzó.

“Cuando la sentencia en materia penal se casa por forma, no cambian los términos de culpabilidad, o inocencia del imputado, sino que lo que dice la Cortes es. ‘Aquí hay un error de procedimiento, por lo tanto la sentencia es nula, queda anulada la sentencia condenatoria contra Rosa Elena de Lobo y, lo que estamos ordenando como Tribunal de Casación es que se remita el expediente nuevamente al Tribunal para que se le vuelva a hacer un juicio' eso es lo que ordenó el recurso de casación”, resumió el profesional del derecho.

Eso indica que la exprimera dama va a ir a un nuevo juicio y que el abogado Barrios adelantó que el mismo podría dar inicio allá por la fecha del 23 de agosto.

Y por qué se da la liberación de la ahora de nuevo imputada, ya no sentenciada. Porque el Código de Procedimientos Penales establece lo siguiente: Que una persona no puede estar en prisión preventiva más de dos años antes de que entre a juicio; entonces como el anterior juicio ya no tiene nada que ver, porque se anuló el juico, sus defensores solicitaron la revisión de la medida cautelar, porque la imputada tiene más de dos años de guardar prisión, de ahí la decisión fue tomada apegada a derecho.

“Y para que dejemos de sesgos, este Tribunal que le da las medidas para que se defienda en libertad, es el mismo Tribunal que la había condenado, un Tribunal del Circuito Anticorrupción, un Tribunal que merece todo mi respeto particular, son los jueces que tuvieron la supervisión de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad (MACCIH)”.

“Si hay jueces totalmente independientes, dentro de la estructura de la Corte Suprema de Justicia, son estos jueces, ellos fueron clasificados, escogidos, con el visto bueno de la MACCIH. Ese es el Tribunal que la ha puesto en libertad hoy para que se defienda en libertad, hasta el 23 de agosto que va nuevamente a juicio”, expuso Barrios.

Dado que la acusación viene de hechos sucedidos de tiempo en que estaba vigente el anterior Código Penal, será con ese estamento que ella va a enfrentar el nuevo juicio, sin embargo Barrios considera que sí, sus defensores pueden sacar provecho del nuevo Código Penal.

“Yo estoy seguro que sus abogados defensores, haciendo pleno uso del derecho de defensa en algunos pasajes del procedimiento penal y del juicio van a aludir al nuevo Código Penal, sobre todo en las penas de los delitos”.

Siendo así, ¿qué podría suceder en el nuevo juicio? “Yo creo que ella va a resultar condenada en el nuevo juicio, pero va a tener significativa rebaja en los años y me parece que es correcto. También, pueda ser que la estrategia del Ministerio Público sea el análisis de revisar en lo que falló, por lo tanto, pueda ser que en el nuevo juicio dejen de acusar por ciertos delitos en los que ya la Corte advirtió que hubo un error”.

“Entonces un buen fiscal dice ‘ya no nos metamos en este lío para que no nos vuelvan a anular el juicio’. Entonces puede haber una reconfiguración de los tipos penales por lo cual la van a acusar”, sin embargo advirtió que será hasta el día en que la Fiscalía formalice la acusación que se va a saber cómo llegará ‘vestido’ el juicio.

Agregó que así como le pueden quitar algunos tipos penales por los que llevaron la causa, como también le pueden agregar otros. “Yo creo que no ha habido mayor investigación, y pienso que el Ministerio Público debería de hacer un estudio en qué fallaron, por eso se les anuló, por lo que se espera una reconfiguración”, adelantó el togado.

También da escasas posibilidades que al momento de iniciar el juicio el juez le declare de nuevo prisión preventiva mientras dure el juicio, eso en apego al principio de inocencia que dicta que nadie es culpable hasta que se le demuestra lo contrario.

“En realidad, cuando el juez manda preso a una persona durante el inicio del juicio, es porque lo que quiere asegurar que es que esa persona esté presente en el juicio oral y público y si esa persona no tiene ARRAIGO”.

Eso significa que hay dudas acerca de su domicilio, su localización, o de su decisión de someterse a juicio, ahí es cuando un juez ordena medidas cautelares preventivas con detención judicial.

Por lo tanto, Barrios considera que la exprimera dama regresará a la cárcel, solo si en ese nuevo juicio es encontrada culpable.

Un comentario en «¿Qué es cierto y qué no en la liberación provisional de Rosa Elena Bonilla de Lobo?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.