¿Qué dice la carta que dejó el ex gobernante peruano Alan García?

García se suicidó con un disparó en la cabeza el pasado miércoles encerrado en su alcoba, cuando un grupo de agentes policiales y de la fiscalía llegaron para detenerlo.

Una de las hijas del extinto mandatario, Lucía García, leyó este viernes en el velorio el mensaje en que el exmandatario insiste en su inocencia en el escándalo de corrupción por el que iba a ser arrestado cuando se quitó la vida.

En el texto, García afirma que deja su cadáver como muestra de su «desprecio» hacia sus «adversarios».

La Fiscalía peruana investigaba a García por presunto lavado de activos provenientes de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht y el Poder Judicial había ordenado su arresto preliminar (10 días).

Pero García se negaba a correr la misma suerte. «He visto a otros desfilar esposados guardando su miserable existencia, pero Alan García no tiene por qué sufrir esas injusticias y circos», señala.

En la carta además asegura que en su caso. «No hubo ni habrá cuentas, ni sobornos, ni riqueza” (…) «Por eso repetí: otros se venden, yo no«, agrega.

«Jamás encontraron nada y los derroté nuevamente, porque nunca encontrarán más que sus especulaciones y frustraciones», afirma.

«Por eso le dejo a mis hijos la dignidad de mis decisiones; a mis compañeros, una señal de orgullo. Y mi cadáver como una muestra de mi desprecio hacia mis adversarios porque ya cumplí la misión que me impuse», sostiene.

Al despedirse, García pide al «Dios» al que va «con dignidad», que «proteja a los de buen corazón y a los más humildes».

García, que gobernó de 1985 a 1990 y luego de 2006 a 2011, era uno de los cuatro expresidentes peruanos salpicados por el escándalo de Odebrecht, junto a Alejandro Toledo (2001-2006), Ollanta Humala (2011-2016) y Pedro Pablo Kuczynski, conocido como PPK (2016-2018).

Qué dice la carta de Alan García

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


13 − 7 =