PROHIBIDO OLVIDAR: Hace un año se hizo un viaje a Turquía ¿y qué tenemos hoy?

Una comisión de Ingenieros de Invest-H, que a finales de agosto e inicio de septiembre del año anterior viajaron a Turquía retornaron al país hablando linduras del proceso de construcción de hospitales móviles que habían visto.

Ese periplo costó al ya azotado pueblo hondureño, 11,821 dólares, es decir, 295,533 lempiras. Esa misión espacial de Inversiones Estratégicas de Honduras (Invest-H) para supervisar la construcción de cinco hospitales móviles, fue conformada por Erika Meléndez, ingeniera biomédica y capitana de las Fuerzas Armadas, así como los ingenieros Sireya Díaz y Carlos Maldonado de parte de Invest-H.

Todos ellos dejaron evidencia de delo que confirmaron en un emotivo video que circuló como publicidad gubernamental y en donde el común denominador es el “LOGRO” de Honduras contaría con esas maravillas de hospitales móviles. Un año después de eso dirían lo mismo.

Esto fue lo que cada uno de ellos publicitaron hace un año:

ERIKA MELÉNDEZ: Se hizo un recorrido por las instalaciones de la fábrica en el que se verificó en los cinco hospitales restantes la instalación de equipos de rayos equis, monitores de signos vitales, los ventiladores mecánicos.

CARLOS MALDONADO: Donde pudimos constatar en vivo la fabricación de los hospitales móviles, de igual manera tuvimos una reunión de gabinete con el fabricante, el cual expuso su interés de brindar repuestos y mantenimiento en la parte operativa de éstos. Y de igual forma se compromete a enviar una comisión técnica para validar la instalación y operatividad de estos hospitales.

SIREYA DÍAZ: “Para mi satisfacción vi con mis propios ojos que este proceso va totalmente avanzado. Es para nosotros una expectativa muy importante querer coordinar con el fabricante todo el proceso de cierre y lo que va a ser el inicio de la instalación de estos nuevos hospitales. Quiero decirles que tal como se había planificado se está ejecutando; lo mejor está por venir, que Dios me los bendiga.

No obstante, el Ministerio Público puntualizó que la adquisición de los siete hospitales móviles se realizó sin garantías de calidad, ni de cumplimiento, sin mantenimiento de oferta, sin un plazo fijo de instalación, sin autorización previa del consejo directivo de Invest-H y sin garantía del pago anticipado.

Por lo tanto y a excepción del modular que se instaló en San Pedro Sula, los demás resultó imposible ponerlos en funcionamiento, porque según inspecciones realizadas, por ejemplo al instalado en Choluteca, constataron que no existen las condiciones idóneas en cuanto a espacios y protocolos de bioseguridad.

Es así que igual que la historia del otro modular instalado en la capital, se dispuso para la atención de consultas ambulatorias.

Entonces ¿hubo estafa o no hubo estafa? ¿son todos los que están detenidos? La población cree que hay más ¡y bien gordos! Si ese es el caso los operadores de justicia no cuentan con redes suficientes fuertes como para atrapar a esos peces gordos, eso a juzgar por la historia de Honduras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − dos =