Productores hondureños prevén escasez de granos básicos en 2023

png_20221129_032340_0000


Los productores de Honduras prevén para el próximo año una escasez de granos básicos en los mercados nacionales, esto debido a las lluvias, el alto costo de los insumos y los bajos precios en la comercialización.

La Asociación de Agricultores y Productores de Granos Básicos (Prograno) proyectó una producción de nueve millones de quintales de maíz, pero solo se lograron cosechar 5,5 millones.

Dulio Medina, directivo de esta organización, dijo que habían proyectado 9 millones de quintales de maíz en producción, pero el clima, el alto costo de los insumos, el tema de los bajos precios en la comercialización cuando salieron a cosecha son bastante altos les dejaron pérdidas de 3,5 millones de quintales.

Medina expresó que se viene “una escasez en 2023 porque los demás países de la región se están abasteciendo de comida, en cambio Honduras se está quedando sin maíz. Estamos al mismo ritmo de los años anteriores. La política estratégica para comprar maíz no es la correcta, tendría Honduras que tener ya almacenada su contingente de seguridad alimentaria ya almacenada, no la tenemos, de Honduras se han llevado maíz Guatemala y El Salvador”.

De acuerdo con el directivo de los productores, esto impactará en el desabastecimiento en los mercados y la escalada de precios.

“Los productores de granos básicos les hemos advertido al Gobierno y no le han hecho una buena consideración a ese tema, entonces qué podemos hacer, el Gobierno dice que hay que sembrar frijol de riego, que están comprando en el Ihma (Instituto Hondureño del Mercado Agrícola), pero el problema es que llegan a la compra nacional con los precios demasiados ajustados, que la gente no se vuelca a preferirlos a ellos para comprar la cosecha nacional porque lo precios no son atractivos ni en el maíz ni el frijol”, agregó.

Lo que pasará, de acuerdo con lo manifestado por Medina, es que se irán a comprar estos granos a Nicaragua, que es el país más cercano, ya que se decide importar de otros países el precio se eleva por el alto costo del transporte marítimo.

El sector bananero también ha sufrido un duro revés con el factor clima, pues luego de las tormentas tropicales Eta y Iota comenzó a recuperarse, pero con las lluvias que azotaron el valle de Sula en septiembre se perdieron 430 hectáreas de cultivo. Sandra Deras, gerente general de las fincas bananeras de Santiago, en Pimienta, Cortés, expresó que aún no se recuperan y han buscado apoyo en Israel y esperan el del Gobierno para sacar a flote el rubro.

“El sector está parado, se han seguido cerrando más fincas y la única esperanza es el Gobierno. De la mano de la SAG se hizo una contabilzación de las pérdidas y ascienden a más de 800 millones de lempiras solo por las inundaciones que sufrimos en septiembre”, lamentó Deras.

Un 55 % del banano que se consume localmente y se exporta a Estados Unidos y Europa es producido en el valle de Sula. Enter504

Deja tu comentario