Príncipe Guillermo insinúa respaldo para que naciones caribeñas se conviertan en repúblicas

Principe-William

El príncipe Guillermo de Gran Bretaña ha dicho que apoya y respeta cualquier decisión que tomen las naciones caribeñas sobre su futuro, ya que Belice, Bahamas y Jamaica consideran cortar sus lazos con la monarquía británica.

Al final de una gira con su esposa Kate que ha estado marcada por las protestas sobre el legado del Imperio Británico, William, nieto de la reina Isabel, reconoció que la relación entre los tres estados del Caribe y la Corona estaba cambiando.

«Sé que el próximo año todos esperan con ansias celebrar los 50 años de independencia, su aniversario de oro», dijo en un discurso en la capital de las Bahamas, Nassau.

«Y con Jamaica celebrando 60 años de independencia este año, y Belice celebrando 40 años de independencia el año pasado, quiero decir esto: apoyamos con orgullo y respetamos sus decisiones sobre su futuro. Las relaciones evolucionan. La amistad perdura».

Su discurso es la indicación más clara de que la familia real respaldaría a las tres naciones que abandonan a la reina como su jefa de Estado, haciéndose eco de la decisión tomada por Barbados en noviembre pasado.

Por lo general, el Palacio de Buckingham dice que estos asuntos son para que los decidan la población local y los políticos.

Durante sus 70 años en el trono, un hito que la gira debía marcar, Isabel ha visto cómo las antiguas colonias británicas han cortado sus lazos, pero sigue siendo la reina de 15 reinos, incluidos Australia, Canadá y Nueva Zelanda.

Sin embargo, la gira de William y Kate, el duque y la duquesa de Cambridge, ha puesto de relieve el decreciente apoyo a la monarquía en el Caribe. Durante el viaje ha habido protestas y llamamientos al pago de reparaciones por parte de Gran Bretaña y una disculpa por la esclavitud.

Mientras tanto, el primer ministro de Jamaica, Andrew Holness, le dijo directamente a William en una reunión el miércoles que su país quería ser «independiente».

Algunos medios británicos también han criticado los errores de relaciones públicas que han visto a la realeza estrechar la mano de niños jamaicanos a través de alambradas y otras apariciones, descritos como errores «sordos» por el tabloide Daily Mirror porque dijo que parecían ser un retroceso a la época colonial.

Las tribulaciones de la gira han reflejado preguntas más amplias sobre el papel y el futuro de la realeza en Gran Bretaña luego del escándalo de una demanda por abuso sexual en EE. UU.

Fuente Reuters

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.