Primera Iglesia Bautista arriba a sus 60 años de vida evangelizadora

recorte PRIBAS 2


Los contratiempos y dificultades a consecuencia de la pandemia no han sido obstáculo para festejar, así han tenido todo un mes diferentes actividades para celebrar, una de ellas ha sido la de encaminar todas las reflexiones sobre hacia una iglesia que tiene sus fundamentos que la hacen perdurar y que la hacen ser fructífera para siempre, expresó el pastor Rafael Castillo.

“Además de eso, hemos venido participando con la vida de muchas familias de la iglesia, que por razones de la pandemia quedaron sin trabajo y así se ha logrado contribuir a estas familias para que puedan tener algo que llevar a la mesa, esa es una comunión que hemos estado manejando”.

“Hemos estado haciendo énfasis en nuestra historia, ya que tenemos fotografías de nuestro comienzo, porque todavía contamos en nuestra iglesia a niños de aquel entonces, que llegaron allá por 1962, cuando hicimos nuestra primera capilla y que llegaban haciendo un desfile para celebrar lo que llamábamos Escuela Bíblica de Vacaciones”.

“Habían niñitos de aquella época, que ahora son padres, son abuelos y que se han conservado desde desde entonces en esta congregación”, relató con mucha satisfacción el pastor Castillo.

RELATO DE LOS INICIOS DE LA PRIMERA IGLESIA BAUTISTA

Fue el 31 de julio del año de 1960, que nace la Primera Iglesia Bautista, en un pequeño local que alquilábamos en la Avenida Lempira, recuerda su fundador, el pastor Rafael Castillo, quien a la vez, cumple 60 años de labor pastoral.

“Todo mi pastorado lo he realizado allí, en la Primera Iglesia Bautista Sampedrana”, nos dice el pastor Castillo, al hacer un poco de remembranzas de esa labor allá al inicio de la década de los años 60’s.

Recordó que el trabajo lo venían realizando desde el año ’59, pero al siguiente ya con 23 miembros se constituyó de manera formal. “Así continuamos hasta el día de hoy con una congregación de unos 600 miembros “.

“Pero además de eso nos hemos extendido por la ciudad y hemos establecido mas o menos unas 21 congregaciones que se extienden a Villanueva, Potrerillos, Santa Bárbara, Yoro; incluso colaboramos en la formación de una congregación en la ciudad de Elizabeth, Nueva Jersey; y así se ha extendido el ministerio de esta iglesia por estos 60 años”, expresó el pastor Castillo.

El Pastor Rafael Castillo, además de ser el fundador de la Primera Iglesia Bautista, ha sido su único pastor durante estas seis décadas. “Empecé a predicar desde los 17 años, pero ya en el pastorado acercándome a los 20 años comencé en el pastorado”, expresó.

¿Cómo fue su inicio en la fe? “Yo nací en una familia evangélica, mis padres me presentaron en el templo a los 40 días de nacido, seguí asistiendo a la iglesia y a los 6 años yo hice una decisión de fe para entregarme a Jesucristo”.

“Jugaba en mi niñez como pastor, leyendo a los niños de mi edad de un libro devocional, lecturas especiales, hacía oración con ellos y fui de esa manera sintiendo el toque de Dios, que ha sido firme hasta estos días, de que Dios me llamó para ser un pastor”, recordó el pastor Castillo.

Sobre su inicio como pastor recuerda. “Yo estudiaba en el Instituto Bíblico Bautista en Tegucigalpa y viajaba aquí a San Pedro a realizar refuerzos evangelísticos y también escuelas bíblicas de vacaciones para niños y así fui introduciendo en esta ciudad, hasta que quedé establecido como pastor desde 1960”.

En cuanto a la historia de la Iglesia Evangélica en Honduras relata que durante las décadas de los 40’s y 50’s era muy reducida, apenas un 1% de la población, a partir de los 60’s sucedieron una serie de eventos que afectaron de manera positiva su crecimiento.

“En 1962 tuvimos un esfuerzo nacional que le llamábamos “Evangelismo a Fondo” y allí participaron todas las congregaciones de las diferentes denominaciones. En ese tiempo, todavía estaban los vestigios de lo que fue el cuartel Francisco Morazán, ubicando en el centro de la ciudad en donde ahora es el Hotel Sula”.

“En ese local hicimos uno de los grandes movimientos, con grandes esfuerzos con todos los pastores de la ciudad y con todas las iglesias; ese fue uno de los comienzos de ese avivamiento. Pero junto a eso ocurrió otro fenómeno, aparecieron aquellos temas importantes de radio con el Hermano Pablo que impactaron grandemente en toda la comunidad”.

“Se fueron uniendo otros grupos de evangélicos con cierta energía, como el grupo Pentecostal, que empezaba ya a tomar fuerza en el país; de tal modo que para cuando terminábamos el siglo los evangélicos ya superábamos el 40%”.

“Es decir estas últimas décadas del siglo pasado se hizo un impacto prácticamente en todo el país. Hoy no hay comunidad en el país en donde no haya una comunidad evangélica. De modo que en cuatro décadas prácticamente cambió todo el panorama evangélico”.

“Además en aquella época, políticamente nosotros no significábamos mucho; hoy se nos acercan porque ya significamos mucho y podemos decidir, prácticamente, quién puede ser un Presidente del país”, consideró.

LA IGLESIA Y LA POLÍTICA

A propósito del tema, ¿vale la pena prestar el púlpito a un político? El púlpito es un lugar dedicado exclusivamente a la predicación de la Palabra de Dios ¡no es tribuna para política! Ni para ningún otro fin que no sea el de entregar el Mensaje de Dios, por eso no prestamos el púlpito a un político”.

“Pero eso no significa que la congregación no pueda tener su simpatía política, esa es una cosa, y orientamos también a los creyentes a que sepan administrar correctamente su voto; enseñamos cómo el voto puede ser una instancia importante para cambiar el destino del país”.

El diezmo ¿ha dañado la confianza en la iglesia Evangélica? “La práctica del diezmo tiene su base en el antiguo testamento, pero pasa al nuevo testamento como parte de lo que se menciona en el capítulo 7 de Hebreos, entonces enseñamos a los hermanos que pueden entregar su ofrenda; pero el problema no está en el diezmo en si”.

“El problema es que muchas iglesias convierten el diezmo en un impuesto; y el diezmo debe ser algo espontáneo, algo de amor, porque hay personas que no solo dan el diezmo, dan más que el diezmo, como cuando quieren manifestar una entrega por una causa importante”.

“El diezmo, tomándolo en el contexto de la gracia de Dios, del amor de Dios, es la espontaneidad del creyente sin fiscalizarlo, sin cobrar. Nosotros no predicamos en la iglesia sobre las ofrendas más que una sola vez en el año y los hermanos que quieren entregar su diezmo lo entrega, yo no sé quién entrega, quién no entrega, porque no fiscalizamos a ningún hermano”.

LA TERGIVERSACIÓN DEL EVANGELIO

Por otra parte, en este momento de pandemia en que salen algunas personas acreditándose el poder de sanar, de ayudar a adquirir algún bien material, conseguir un empleo o recuperarlo, que son mediadores ante el poder de Dios ¿qué opinión le merece al pastor Rafael Castillo?

“Tenemos que establecer primero lo siguiente, Dios sigue haciendo milagros y Él en su propósito, sigue cumpliéndole a su pueblo, en las iglesias uno ve milagros del Señor, pero eso que a veces hemos escuchado en algún lugar es algo que no le podemos llamar evangelio y en la práctica no son auténticos”.

“Los verdaderos milagros se dan en esas reuniones de comuniones pequeñas, en donde oran los unos por los otros. Realmente, en las iglesias no existen milagreros, existen congregaciones que interceden y Dios en su voluntad y su propósito puede contestar a una persona y Dios lo está haciendo constantemente”.

“Pero lo que vemos hoy, esos sanadores es una tergiversación del evangelio, porque ese no es auténtico evangelio. Realmente Dios llega a nuestro corazón a través de Jesucristo, en él tenemos una experiencia personal con Dios”.

“Y Dios toma nuestra vida y nos encamina para cumplir sus grandes propósitos en nuestra vida, pero esa es una relación muy personal. Nosotros no necesitamos mediadores humanos para decir que alguien venga a orar por fulano de tal”.

“En el nuevo testamento se nos habla del nuevo sacerdocio, el sacerdocio de los creyentes, cada quien puede presentarse ante Dios y rogarle a Él por una necesidad y Dios atiende. Alguien dirá que alguien tiene poder de fe, o que alguien no tiene fe; los discípulos le dijeron a Jesús ‘Señor, auméntanos la fe’ y el Señor les respondió, ‘si tuvieran fe como un grano de mostaza…’, no está diciendo tienes que tener una fe grande, quiere decir usa lo que tienes, esa fe que ya tienes, por medio de esa fe, tú mira en la mano de Dios y Dios se encargará de tu vida”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.