Presidente mexicano obtiene 90% de respaldo en voto de liderazgo que buscaba

211025222819-lopez-obrador-calle-13-mananera-full-169

Nueve de cada diez mexicanos que votaron el domingo en una elección revocatoria sin precedentes diseñada por el presidente Andrés Manuel López Obrador lo respaldaron para permanecer en el cargo, subrayando su dominio de una agenda política polarizada.

Tanto los críticos como los partidarios vieron su victoria como una conclusión inevitable en una votación que había alimentado la especulación de que podría abrir la puerta a extender los límites del mandato presidencial, ahora limitado a un solo período de seis años.

Se predijo que entre el 90,3% y el 91,9% de los votantes habrían apoyado a López Obrador, mostró el domingo por la noche una estimación preliminar del Instituto Nacional Electoral (INE).

Lanzando una serie de críticas a sus adversarios, López Obrador elogió el resultado del referéndum como «histórico» y comparó su cuenta favorablemente con la cantidad de votos ganados por los rivales que derrotó para ganar la presidencia y en otras elecciones.

“No tenemos un rey en México”, dijo en un discurso en video. «Es una democracia, y la gente está a cargo».

Un izquierdista belicoso, López Obrador fue el arquitecto del primer llamado ‘referéndum revocatorio’ en el México moderno, y lo calificó como vital para confirmar su mandato democrático.

La participación en la votación se pronosticó entre el 17% y el 18,2%, dijo el INE, muy por debajo del umbral del 40% para que sea vinculante, y por debajo de algunas encuestas.

Los líderes de la oposición habían disuadido activamente a los partidarios de votar, y muchos condenaron el plebiscito como un ejercicio de propaganda y una costosa distracción de los problemas reales.

Se esperaba que la participación oscilara entre 16% y 25% en una encuesta publicada por el diario El Financiero este mes.

Los analistas políticos habían dicho que López Obrador aprovecharía el resultado como un triunfo personal en su intento de impulsar un cambio constitucional en el mercado de la electricidad en el Congreso la próxima semana, aunque parece que le faltan votos.

López Obrador niega querer extender su mandato, pero usó el referéndum para animar a sus partidarios y probar su fuerza antes de las elecciones para gobernador en junio.

Desde que asumió el cargo en diciembre de 2018, López Obrador no ha cumplido las promesas de campaña de reducir los delitos violentos y levantar la economía, inquietando a los inversores al tratar de renegociar contratos y endureciendo el control estatal de los recursos naturales.

Pero su exitosa implementación de programas de asistencia social y su implacable descripción diaria de una narrativa política en la que actúa como un moralmente recto defensor de los pobres contra una élite corrupta y rica ha ayudado a reforzar su popularidad.

CONTENCIOSO

Muchos mexicanos ven al campechano López Obrador como una salida bienvenida de los líderes anteriores, a menudo vistos como distantes de la población en general en una sociedad que sigue siendo muy desigual.

“Quiero que el presidente siga en el poder”, dijo una de ellas, Guillermina Gómez, tras votar en el central estado de Tlaxcala.

El ama de casa de 60 años dijo que sus programas de asistencia social habían permitido que sus nietos se matricularan en la escuela secundaria, que los escasos ingresos de su hogar habían mantenido fuera del alcance de sus hijos.

“Gracias a él hemos recibido beneficios que nadie más nos ha dado”.

Con un costo de millones de dólares y muy publicitado en la capital, el referéndum preguntó a los mexicanos si el mandato de López Obrador debería ser revocado «por pérdida de confianza» o debería concluir su mandato como estaba previsto el 30 de septiembre de 2024.

Maribel Rosas, de 36 años, quien votó por López Obrador para convertirse en presidente en 2018, dijo que había votado para que lo destituyeran de su cargo, ya que no ayudaba a la clase media y fomentaba la polarización social.

«Esta división no nos va a llevar a ninguna parte», dijo Rosas, residente de la Ciudad de México que trabaja en publicidad.

El presidente había acusado al Instituto Nacional Electoral de intentar obstaculizar el referéndum, lo cual negó. Rápidamente volvió a criticarlo tras los resultados.

Fuente Reuters

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

doce − 3 =